Elegir una mochila es uno de los primeros desafíos prácticos a los que todos nos enfrentamos antes de salir de viaje. Sin importar la experiencia que tengamos, siempre surgen preguntas como “¿qué mochila es mejor?”, “¿de cuántos litros tiene que ser?”, “qué marca me conviene comprar?”. Si bien no hay un manual estricto que seguir ─muchas cosas dependen de las preferencias de cada uno, del tipo de viaje, del destino y hasta del presupuesto que se maneje─, sí hay ciertas reglas orientativas que pueden ser útiles al momento de tomar una decisión. En este post intenté combinar de manera ordenada toda la información que tengo más un poco de mi propia experiencia. Las recomendaciones están basadas en “casos ideales”, pero no hay que tomar todo al pie de la letra (muchas de estas cosas las puedo decir después de siete años de viaje, tres mochilas, muchos dolores de espalda y muchos más pares de zapatillas).

mochila_berghaus

¿Cuál es la mejor mochila para salir de viaje?

Esta es una pregunta que recibo muy frecuentemente en los mails, y que veo a diario repetida en los foros de mochileros, como si hubiera una respuesta única e irrefutable, cuando en realidad la respuesta es tan personal como decir: la que se adapte mejor a vos (en comodidad, en accesibilidad, en precio, en gusto). Hay mochilas de todos los tipos, tamaños, precios y colores (es normal sentirse un poco abrumado ante tantas opciones), por eso lo mejor es tomarse las cosas con tiempo, para no comprar a las apuradas.

En lo que a marcas se refiere, todas las primeras marcas son buenas. Sin embargo, hay una serie de cosas a evaluar:

Tamaño

Un dato fundamental es el tamaño de la mochila. Cuando alguien recién empieza hablar de litros puede parecer confuso, y el primer error es pensar que más es mejor (lo escribe alguien que de entrada se compró una mochila de 80 litros para que entrara todo, y después termino llenándola hasta el tope de cosas “por si acaso”, y tuvo que pedir ayuda para que le levantaran la mochila porque sola no se la podía calzar). Normalmente, las medidas que se recomiendan son: para mujeres de 45 a 60 lts. y para los hombres de 60 a 80 lts.

que_mochila_conviene_comprar

Con La Maga (la mochi de Juan) y El Salmón, la mochila de los 80 litros con la que hice el viaje por Sudamérica.

Mochila de hombre vs mochila de mujer: No muchos vendedores lo saben, pero lo cierto es que existen mochilas de hombre y mochilas de mujer. No se trata de una cuestión sexista, sino de anatomía: una mochila de 50 lts. de hombre, por ejemplo, tiene una espalda considerablemente más ancha que una de mujer. Eso se debe a que los modelos femeninos están adaptados a una anatomía femenina, y por ende tienen la espalda más corta, los cinturones adaptados a las caderas de la mujer, las correas más juntas. En Latinoamérica no son fáciles de conseguir. Esto no quiere decir que sí o sí las chicas tienen que salir con una mochila de mujer, pero si existe la posibilidad de elegir, no hay que dudarlo.

Calce

Lo primero que hay que hacer antes de comprar una mochila ─sin importar las recomendaciones o experiencias ajenas─ es calzársela. No todos tenemos el mismo cuerpo, y lo que para alguien puede ser comodísimo, para otra persona más alta, más flaca o más petisa puede ser una total incomodidad. La mochila tiene que quedar cómoda (más allá de que vacía es una cosa y llena es otra, es necesario sentir que se adapta bien a nuestra fisonomía) y tiene que ajustarse a nuestro cuerpo (lo ideal es que quede arriba de la cintura, y no a mitad de la cola). Hay que tener en cuenta lo siguiente:

Breteles: que sean acolchados, que estés reforzados, que queden cómodos.

Correas: en lo posible, que se deslicen con facilidad. Una vez que la mochila está puesta, uno debería poder tirar de las correas y que están se desajusten sin problemas (y no tener que hacer el trabajito de sacarlas de las hebillas y después ajustar), y que en sentido contrario, traben con facilidad-

Cinturón: el peso de la mochila va distribuido en todo el cuerpo. Por eso, el cinturón a bajo y las correas al pecho son muy importantes. El calce tiene que ser sobre la cadera, no sobre la cintura. De esta manera el peso va a las piernas y se aliviana mucho la tensión en la espalda.

ajustar_mochila

Calidad

La calidad que uno busque en una mochila (y el precio que esté dispuesto a pagar por ello) depende mucho de para qué se la va a usar. No es lo mismo comprar una mochila para ir de viaje al norte en el verano, que para salir a recorrer Sudamérica por un año, como tampoco es lo mismo comprar una mochila para viajar en avión o en bus, que una para viajar a dedo, porque los desgastes son diferentes. Por eso, a la hora de hacer una inversión (lamentablemente las mochis están caras y uno tiene que pensarlo de esa manera!), hay que evaluar el uso que se le va a dar. Acá enumero algunos detalles a considerar:

Tela resistente: sobre todo en la parte de la base y la espalda. Si uno va a viajar a dedo hay que pensar que la mochila va a estar mucho tiempo apoyada en la banquina, donde hay ripio, elementos cortantes, etc. por eso hay que fijarse que el material sea grueso.

mochila_mochilero

Costuras: dobles en lo posible. Fíjense en las terminaciones, en las uniones. Cuando uno arma y desarma la mochila, o cuando la sobrecarga, las costuras son un soporte importante y tienen que poder resistir sin ceder.

Cierres: No les puedo explicar el bajón que es tener que andar buscando en pleno viaje dónde cambiar el cierre (especialmente porque en los pueblos chicos las mochilas no son cosas de todos los días y no todos saben cómo hacerlo). Lo mejor es que tengas cierres buenos (de esos con dientes grandes, no chicos), y si son dobles mejor. La marca YKK es la mejor (si ven que esas letras están grabadas en la manilla del cierre, no lo duden).

Varillas (o estructura interna): es lo que hace que el respardo de la mochila sea firme (y no que la mochila quede como una bolsa de papas). Es importante porque su función, además de estructurar, es transferir el peso a las caderas. Hay muchas teorías sobre si lo mejor son las varillas de metal, las de plástico, las de caña. Yo tuve mochila con varillas de caña y me resultó muy bien, porque eran flexibles y podía sacarlas para lavar la mochi. Las de metal también son buenas (son más resistentes y hacen que la mochila se quede parada cuando uno la apoya, pero no todas son desmontables. Va en gusto). Lo que no les recomiendo son las estructuras de plástico, porque se rompen más fácil.

mochila_firme

Una mochila con estructura firme, ¡que no se abatate ante el peligro!

Protección

Las mochilas más caras tienen costuras impermeables. No es necesario. Lo que sí es fundamental es una funda para la lluvia. No sólo para evitar que las cosas se mojen, sino porque son muy útiles a la hora de proteger la mochila de la tierra o de la mugre. La mayoría de las mochilas traen una incorporada, aunque las más baratas no. Por suerte, ya hay en Argentina una hyper PYME (digo hyper porque es chiquita pero es muy buena, y es 100% nacional). 100% Viajera tiene fundas desmontables para mochilas de diferentes tamaños, y es de muy buena calidad.

Además, son muy buenas para proteger las mochilas que se despachan.

Además, son muy buenas para proteger las mochilas que se despachan.

Apariencia

Colores: La mochila tiene que gustar. La vamos a cargar en la espalda y va a ser nuestra casa durante el tiempo que estemos afuera, así que (no me importa lo que diga la audiencia más guerrera) la mochila tiene que ser linda, nos tiene que dar ganas de cargarla, nos tiene que identificar ya sea con la forma, el color, la disposición de los bolsillos. Algunas guías extranjeras recomiendan los colores sobrios para pasar desapercibido. Si bien es cierto que una mochila flúo es una baliza que nos pone automáticamente en el rol de turista, también hace que nuestra cosas sean más identificables en la multitud. Durante mi viaje a Bolivia, por ejemplo, me moví en bus, y me dejaba tranquila asomarme a la ventanilla cada vez que el micro paraba sabiendo que si alguien agarraba mis cosas las iba a reconocer al instante.

¿Yendo hacia la luz?

¿Yendo hacia la luz?

Gadgets: son todas esas correas y broches y ganchos que traen muchas mochilas (a Montagne les encantan) y que la mayoría de las veces nadie sabe para qué sirven. Más no es mejor. La mochila tiene que ser práctica y “limpia” a la vista, para poder ubicar mejor las cosas. Si van a comprar una mochila con doscientas mil correas, asegúrense que les vaya a servir de algo (muchas veces se las agregan para que la mochila parezca más sofisticada pero no sirven de nada). En cuanto a los bolsillos, noto que últimamente los bolsillos laterales externos se reemplazaron por otros internos y más chicos. Es cierto que eso hace que la mochila se más ergonómica, pero eso va en gustos de cada uno.

 lectora_caminosPara leer las historias completas de nuestro viaje de 18 meses por toda Sudamérica, conseguí nuestro libro Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas. Contiene información e inspiración para recorrer el continente, ¡desde los caminos incas de Bolivia hasta las Playas del Caribe! No está en librerías: lo podés pedir desde nuestra Tienda Virtual y recibir por correo en todo el mundo. ¡Agradecemos de corazón cada consulta!

Las tres mochilas que usé yo

 Arranqué en el 2008 con una mochila 100% argentina que no tenía ni marca… Era de hombre, con capacidad de 80 lts. y no traía ni funda para la lluvia (es la de casi todas las fotos). No me voy a quejar, porque lo cierto es que la pagué re barata y se la bancó muy bien. Tuve que cambiarle los cierres y las hebillas muchas veces, pero es la mochila con la que hice casi todo el viaje por Sudamérica (hasta que me la robaron en Venezuela). Ahora que tengo una mochila de mejor calidad, noto que esa primera mochila tenía mil cosas a mejorar, pero en ese momento fue lo mejor que pude pagar y me rindió muy bien. Así como la vestimenta no hace el monje, la mochila tampoco hace al viajero, no lo olviden.

mochileros_chaco

Después del robo me regalaron una Northland Akvilon de 60 lts. De la de 80 a la de 60, me parecía que no me iba a entrar nada, pero al final valió la pena. Estéticamente la mochila es hermosa, pero es un diseño exclusivo para hombres y tiene un defecto fundamental: los breteles de la espalda no se regulan. Es decir, no podés hacer que la mochila te quede más arriba o más abajo, por lo tanto la mochila me quedaba grande, y me mataba la cintura. Si la ven y les queda bien, se las recomiendo: tiene un cierre en U en el frente la mochila, que hace que uno pueda sacar cosas del fondo sin desarmar todo.

Actualmente viajo con una Doite Annapurna de 50 lts. Me animé a bajar 10 lts en el volumen y me parecía, de nuevo, que no me iba a entrar nada (hoy quiero una de 40 porque estoy harta de cargar cosas!). La compré en Rosario (pongo este dato para que sepan que acá también hay. Doite es una marca importada, pero a mí modo de ver es de lo mejor). Es un modelo de mujer (sentí la gloria ni bien me la cargué en la espalda, no saben cómo se nota la diferencia) y fue algo así como amor a primera vista. Es una mochila cara, pero es la tercera que me compro (y después de reventar las otras dos, me di cuenta de que era hora de invertir). Los materiales de la mochila son excelentes, y después de un año de andar a dedo por Europa del Este, y revolearla en varias cajas de camión, la mochi sigue como nueva.

Mochila frontal: Viajo con una Doite Agata (no es fanatismo, fue una casualidad!) y la principal ventaja es que tiene un bolsillo secreto en la espalda bastante útil. No me salieron tan buenas las costuras, pero supongo que también debo reconocer que es la misma mochila que tengo desde hace 5 años y que tiene un uso intensivo diario.

Recomendaciones

Si tienen la posibilidad de viajar o de que alguien les traiga cosas de Europa, la marca francesa Quechua tiene mochilas muy económicas de una calidad aceptable (entre otras cosas…tiene colchones inflables increíbles, ropa de invierno de primera, y todas las pavadas de camping que se les puedan ocurrir, de esas que te dan ganas de traerte todo).

No compren mochilas artesanales si van a hacer viajes largos. Banco a muerte los emprendimientos personales, pero cuando entra en juego la salud mejor cosas profesionales.

No sobrecarguen la mochila. En el próximo post voy a escribir sobre cómo armar la mochila y qué llevar, pero les adelanto: menos es SIEMPRE más.

Hay muchas tiendas por internet donde se pueden encontrar mochilas baratas. Lo mejor es ver esa mochila en vivo y en directo, probársela y después encargarla.

feliz_viaje


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta.


 

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

Soy Laura y desde 2008 vivo con mi mochila a cuestas, con un único objetivo: viajar para contarlo. Este blog es el resultado de mis aventuras a lo largo de +70 países. ¡Bienvenido a bordo!

332 ComentariosDejar un comentario

  • Viajo con la misma Doite! super comoda, y con 50l pense lo mismo: POR QUE NO ME COMPRE MAS CHICA!!! cuanto mas grande mas boludeces

  • Muy bueno el post Lau, mi primer mochila fue una Waterdog 60 económica y me duro muy poco tiempo, fui al Norte Argentino y en Bolivia se rompió. Mi actual es una Montagne Impala de 80 y hasta ahora ningún problema, fui al sur donde mas la cargue para las caminatas del Chalten con carpa y mucha comida, luego la use en Perú. Mi mensaje es, siempre traten de comprar algo bueno por que uno no sabe hasta donde lo llevaran los viajes, gasten una vez y se olvidan. Un abrazo amiga.

    • Muy buen consejo, y muy lindo! Yo, sin ir más lejos, cuando compré mi primera mochila lo hice pensando en un viaje a Perú, ¡no en año y medio por Sudamérica, y encima a dedo! Lo barato, a la larga, sale caro. Un abrazo, amigo!

  • Genial como siempre! Justo necesito comprarme una, pero veo que esas del colegio no son una opcion… jajaja Ahora tengo una idea mas clara…
    P.D: Estoy leyendo por tercera vez Caminos Invisibles… 😀

    • Faaaaa 3 veces!!!! Estás a punto de convertirte en editor más o menos! GRACIAS!!!! (Te confieso que cuando alguien me dice: me lo leí en dos días tengo sentimientos encontrados. Me alegra, porque quiere decir que le gustó y eso es muy gratificante, pero a la vez me da una cosa…¡a mí me llevó más de un año escribirlo! ¡No lo terminen en 2 días! 🙂 Así que gracias por hacer que mi trabajo no se termine tan rápido!

  • Estaba ansiosa esperando este post. ¡Muchas gracias! Estoy organizando mi primer viaje por Sudamérica para junio y una de las cosas que más nerviosa me tiene es el asunto de la mochila. Seguro tendré en cuenta todas las recomendaciones que das, aunque acá en Colombia no haya una oferta muy variada.
    Espero tu post sobre cómo armar la mochila.

    Besos Laura 🙂

  • Mi primer mochila fue una artesanal de 80 lts de la casa de resabios militares LA ARDILLA de capital…un caño…excelentes costuras muy buena tela…el espaldar esta bien echo…todas las correas resistentes…pero la herramos comprandola la misma a mi señora q mide menos de 1,70.. ahi le erramos…pero vamos aprendiendo jajaja…q lindo seria tener la variedad q hay en usa o en europa…amo las mochilas…mi proxima adquisicion va a ser la funda 100% viajera pero voy a ver si antes me paso a una mas chica.

    • La mía también la compré en un lugar muy parecido a ese. Son errores típicos de los que se aprende, pero creo que también eso forma parte del camino. Si una sale todo pipi cucú pierde un poco la gracia! (Eso sí, el día que entrás a un Decathlon y ves TODAS las variedades de ropa técnica, mochilas, cosas de camping, etc. te querés morir! Ahí sí que decís: corno, por qué no tengo una tarjeta de crédito sin límites!) 🙂

      • Y encima aca todo es tan caro de estas cosas…somos un pais con todos los terrenos para hacer y somo tan basicos al tema equipamientos…la ultima ves q averigue por unos cubiertos boker arbolito estaban imposibles…dige, bue opcion nacional..si tenemos buenos aceros…nada..ni um tramontina..todo brasilero o chino…una lastima.

  • Vengo de la pagina Vida De Mochila a decir que no sé nada de mochilas!! jajaja.

    Excelente post Laura, como siempre. muy util, super explicativo. Lo voy a dejar en favoritos para cuando piense cambiar mi Montagne Cumbre 60 que ya me trajo un par de dolores de cabeza y sin mochilear mucho que digamos.

    un Abrazo!

    PD: terminé de leer caminos invisibles y quiero más!!

  • Genial el post! Mi primer mochi la compre a los 18 años, con mi primer sueldo, en la anonima, no recuerdo la marca! Y la verdad es q elegí la más grande! 80 litros para alguien de 1.65 ya sabrás… Lo bueno es q con el tiempo aprendí a no cargarla tanto y se banco dedo, auto, cole, camping, hostel, hasta q los choto de lan la rompieron hace dos años de una manera q no se podía arreglar. Ahí me compre una mochi a conciencia y es como vos decis, note el cambio al instante! La que tengo es una onepolar modelo pistacho de 50lts. Es todo lo q necesito, tiene los cierres q recomendas (me fije después de leerte) y no necesito mas espacio! Si la otra duro 15 años, con esta me retiro!

  • Hola Lau!
    Por fin escribiste el post que tanto estaba esperando, y parece designio del destino, esta semana tengo pensado comprarme una mochi, y hablando de casualidadadesùtambién tenía en vista comprar una de 70lts, de el fabricante nacional “La Ardilla”, al igual que el comentarista de más arriba. Espero el siguiente post, y muchos más viajes para deleitar mis ansias de concer antes de salir en Julio a dar mi vuelta a Latinoamérica.
    Un gran abrazo!
    Buenas rutas!!!

  • Mi primera y unica mochila una Montagne de 90 lts, un tractor, lo acreditan varios viajes a la Patagonia sur, NOA, sur de Bolivia y NEA!!! Es verdad lo que decis tiene correas que hasta el dia de hoy no se para que sirven jajajaja. Hoy por hoy estoy pensado en venderla para que otro le siga sumando kilómetros y yo comprar una mas chica ya que el tiempo de acampar creo que se termino para mi, tengo en mente una North Face de 65 lts pero seguiré averiguando otras!!Lastima que acá hay marcas que no se consiguen como las Berghaus en Argentina no se consiguen para poder al menos compararlas con otras marcas!!Saludos!!

    • Sí, es una pena. Berghaus tiene cosas que son increíbles. La Maga nueva de Juan tiene un sistema de contrapeso, que hace que si Juan se inclina hacia un costados, el peso se reparte igual entre los dos breteles, así no fuerza un sólo hombro. Cuando lo vimos pensamos que era algo extraterrestre! Igual (y que no me lea Juan), los modelos de mujer que tienen no están tan copados. (Aguante Doite!). Y lo de los bretes, hace como Juan: meté tijera a todo lo que no se entienda para qué es! 🙂

  • Muy buenisimoooo el post Lau !!! MotivadoR a pleno.. Quiero armar la mochi ya ! Jajajaj.. y la idea es salir a fin de año en combi asique falta… Yo les cuento que tengo una Tatoo que compramos en La Paz y estoy reee feliz, es para mujer, muy cómoda, como nunca pude cargar mucho peso mepa es de 45 o 50L y la verdad bien, termina entrando lo fundamentel. Importantísimo que los breteles suban o bajen, doy fe! hace la diferencia !

    Un abrazoooo y aca estamos, super ansiosos por Caminos part *TWO* !!!!! Buena idea empezar a leerlo otra vez… 😛

Leave a Reply

Tu email no será publicado.