Una calle… Denme a elegir, de entre todas las veredas y adoquines que he pisado, una calle, una sola y no va a importar por qué, ni en qué época del año del año, ni en qué momento de mi vida: yo querré volver a Salk. A mi Salk natal,  la esquina de mi casa (aunque la calle Chiclana me haya sonado a “chancleta” toda mi niñez, y me negase rotundamente a tomarla como propia), al túnel de árboles con final en el campo, a las baldosas milenarias sobrevivientes en mitad de la calle (porque los primeros vecinos del barrio fueron tan primeros, que tenían marcado el caminito hasta el portón de su casa, y nosotros lo usábamos para jugar a la rayuela). Denme a elegir un segundo de paz y ausencia y regresaré siempre a esa calle de escasos 100 metros, acaso el cordón umbilical de mi infancia, y las raíces de estas alas que se fueron a volar.

calle salk

barrio parque sarmiento

DSC_0058

DSC_0069

árboles abrigados

DSC_0072

Tuve la fortuna de nacer en una época de carnavales con bombuchas y pilares de la luz como “picas” de interminables escondidas; en un barrio que quedaba “lejos” y por estar “lejos” era inocente, y tenía árboles magistrales y no llegaba el teléfono, pero la música del heladero nos reunía a todos en las veredas. Di mis primeros pasos en un barrio donde pasaba el regador todas las tardes y, aunque no doblara por Salk, el agua del río aplacaba la tierra de las calles de carbonilla.

DSC_0048

Puede que sea una melancólica de los tiempos de la poesía, cuando jugar a la secretaría era la excusa para toquetear una máquina de escribir y pasar horas sentada en el patio. A lo mejor me estoy poniendo vieja. La misma desesperación por volar lejos de Salk es la que hoy me lleva a escribirle. Quedan muchas veredas por delante, muchas calles contravía y mucho mundo al que asomarse. Pero denme a elegir una calle, una sola en todo el universo, y yo siempre –siempre- voy a querer volver a Salk.

calle otoño

 ¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo Veo en Facebooky por medio del hashtag #VeoVeo en Twitter y otras redes sociales. ¿Querés jugar? ¡Veo veo! ¿Qué ves?

Y no dejes de chusmear los veo-veo de este mes: CaminomundosMe fui a la goma, Caminando por el globoMi vida en una mochila, Titin round the worldUn mundo pequeño, Hey hey worldCruzar la puertaMarcando el PoloCon los pies en la tierra, La Zapatilla, Tentación Creativa, Facundo en el Mundo, Días NómadeRumbeando por ahí, Latinamericando, Viajando con un casio azul, Magia en el Camino


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta.


 

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

Soy Laura y desde 2008 vivo con mi mochila a cuestas, con un único objetivo: viajar para contarlo. Este blog es el resultado de mis aventuras a lo largo de +70 países. ¡Bienvenido a bordo!

22 ComentariosDejar un comentario

  • Qué lindo criarse así… Yo quiero eso para mis muy futuros hijos… la simpleza… que cada vez se va perdiendo más en las grandes ciudades…
    Y por lo que se ve en la foto, creo que sos igualita a tu mamá! pero ella tenía más rulos jaja

  • Qué buen post, Laura! Me encantó y me fascinó la foto de las hojas secas! Qué barrio es ése? Qué pueblito? Me quedé con las ganas de conocerlo.
    Saludos
    Seba

    • 🙂 Gracias! Soy de San Nicolás (que no es tan pueblito jajaja, es más bien una señora ciudad) y el barrio se llama Parque Sarmiento. Cuando yo era chica era una especie de Oasis, porque la mayoría de las casas eran quintas, y como todo quedaba “lejos” estabamos bastante aislados de muchas cosas. Hoy ha cambiado bastante, pero aunque ya está más integrado y más poblado, sigue siendo un lugar único. Me alegra que te haya gustado!

      • Uh, San Nicolás! Sí, en mi viaje de egresados conocí una chica de la calle Nación, me re quedó grabada la dirección, je. Era en pleno centro. Sí, me encantó tu post. saludos!

  • Poesía, me encantó!
    Me hizo acordar a mi pueblo en Uruguay y me dieron ganas de volver! Y que lejos que estoy!
    Más o menos me crié así (aunque mi pueblo sigue siendo un pueblo, pero con Internet ahora)

  • Me encantó! Nuestra ciudades y no pueblos Nicolás, jajaja!!! Tienen y tenían, aunque insisto co que tienen esos parajes para la inocencia. Aquí en Pergamino como en San Nicolás han de quedar pocos pero las hay…
    Me emocioné con la regadora. Hace años que no veo una. Cuando era pibe, en verano me encantaba correrla con mis amigos dejándonos bañar por la lluvia.
    Ah, devuélvanos esas ciudades!!!
    Un abrazo Lau!!! 🙂

    • Si jajaja nosotros también corríamos y mi mamá nos retaba porque veníamos hechos un enchastre! Pero qué lindas aquellas épocas! Es más, cuando yo era chica por mi casa pasaba el lechero (me siento de la época colonial jaja)!

      • No estas sola en ese sentimiento…en mi casa poniamos la olla en el zaguán, el lechero venía en el carro tirado por el caballo y llenaba esa olla con un cucharon gigante que servía para trasegar la leche.
        Que lo parió! Y hoy uno va al supermercado y hay trecientos cincuenta tipos de leche y no sabe con cuál quedarse!

  • ¡Me hiciste llorar! Y no es que esté predispuesta al llanto porque me va a venir “el mes”, sino porque escribes miauravillosamente amiga querida. Yo también quisiera volver una y mil veces a esa calle de tu infancia, pero a la mía no, de la mía quiero huir en cualquier cosa con ruedas o patas.

  • Lauritaaaaaaaa!! que lindos recuerdos! Es muy lindo lo que estás haciendo! Es admirable y muy noble! Te mando un beso grande!

    • Lina!!! Qué felicidad verte por acá! 😀 me faltó contar cuando cortábamos la esquina de Salk y Chiclana para vender artesanías, o cuando dábamos la vuelta por el terreno del pino jugando a la escondida! Qué hermosa infancia! Te mando un abrazo muy grande!

Leave a Reply

Tu email no será publicado.