• Menú
  • Menú

El oro y el barro: playa empantanada en Bocas del Toro

Partimos temprano rumbo a Wizzard Beach. Esta playa es la que queda mas cerca, y hay que atravesar la isla para poder llegar, lo que lleva cerca de media hora. Eso no seria tan grave si el camino estuviera marcado. Para llegar hay que cruzar algunas fincas, plantaciones de bananos, campos, y todo el piso es de una barro arcilloso que hace que caminar descalzo sea mas cómodo. Bastante lejos de mi noción de paraíso…

A veces siento que estoy en el lugar equivocado, como si hubiera 2 islas Utila, 2 Bocas del Toro, 2 Ometepe, y yo voy a la equivocada, a la que no visitó todo el mundo que quedo maravillado. No puede ser que todos los que encuentran el paraíso acá tengan que llegar a la playa con barro hasta los tobillos. Algo no esta bien: o la gente exagera demasiado o yo llegue siempre en malos momentos.

Después de media hora llegamos y la playa es verdaderamente hermosa. El agua es mas bien verde pero transparente y hay muchas olas. Vamos derecho al agua, que es mas fría que en Cahuita.

Ya de vuelta antes de entrar al hotel averiguamos para hacer snorkel mañana. Acá debe ser genial.

Laura Lazzarino

Soy Laura y desde 2008 vivo con mi mochila a cuestas, con un único objetivo: viajar para contarlo. Este blog es el resultado de mis aventuras a lo largo de +70 países. ¡Bienvenido a bordo!

Ver historias

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 comentarios