• Menú
  • Menú

Visita al Parque Nacional Manuel Antonio

Entramos al Parque alrededor de las 8 y ya hay algo de gente. Después de caminar unos 5 minutos llegamos a la playa. El sendero es ancho y se ve seco. Nada que ver con Cahuita. Si bien la vegetación es muy tupida pasan autos del parque de forma continua, entonces no se ven tantos animales.

La playa es indescriptible…agua por demás de calma y de color verde esmeralda, en medio de dos montañas llenas de vegetación. Espectacular, y con una temperatura casi a caliente. Lo lindo es que al ser tan temprano no hay casi gente y tenemos toda la playa para nosotras solas. Dejamos las cosas y al agua. Hay que broncearse para llegar negras a Argentina! El agua es bien verde y se ven los pies, pero casi no hay peces.

Cerca del mediodía se llenade gringos. Acá hay mas monos que en Cahuita, pero son menos agresivos. Hay también mapaches, ardillas (los mapaches también roban la comida, pero tienen menos drama que los monos, parecen gatos), iguanas y unas lagartijas que parecen correr con las 2 patas de atrás.

Lala y yo nos quedamos en el agua lo que mas podemos, y salimos solo para almorzar. Lamentablemente nos tenemos que volver temprano porque a las 5 sale el bus hacia San José, y todavía nos tenemos que bañar. Me cuesta mucho salir del agua, esta tan linda. Y no es que me este poniendo negativa, pero me pone tan triste pensar que se me esta terminando…


Salimos del Parque, compramos nos recuerdos y nos volvemos a Quepos.  No deja de sorprenderme la desorganización, y eso que son lugares chicos. Nadie sabe indicarnos con precisión dónde es que para el bus, y nos estamos poniendo impacientes porque si lo perdemos nos tenemos que quedar acá hasta mañana…Finalmente llega y salimos hacia San José. Después de casi 5 horas llegamos y tomamos un taxi hasta el hostel. 

Laura Lazzarino

Soy Laura y desde 2008 vivo con mi mochila a cuestas, con un único objetivo: viajar para contarlo. Este blog es el resultado de mis aventuras a lo largo de +70 países. ¡Bienvenido a bordo!

Ver historias

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.