Ya se van definiendo un poco más las cosas. Faltan ya menos de 2 meses y de a poco esa adrenalina que genera lo desconocido empieza a apoderarse de mi, y yo se que es por el viaje. Pasa en cualquier momento, mientras intento concentrarme en el trabajo, mientras miro tele, mientras estudio o mientras viajo en subte.

Las preguntas me invaden, y es inútil porque las respuestas solo voy a poder encontrarlas a medida que recorra el camino. Lo que no voy a permitir que me invada es el miedo. El miedo no.

Desde que comencé a darle forma a esta idea, que debo confesar se presento de forma atolondrada e inesperada, muchos fueron los comentarios que recibí. De mi familia y de casi todos mis amigos (si, bien digo ‘casi), fueron solo palabras de aliento, curiosidad y buenos deseos. Pero también recibí comentarios muy negativos, no sólo por la decisión de que sean casi dos meses de viaje, y abandonar muchas cosas no es fácil, sino también por los destinos que decidí visitar. ‘A Belize vas a ir??? Belize es un país de mierda’ ‘Vos estás loca, sos una inconsciente, vos sabes lo peligroso que es por ahí???’ ‘Vos sabes el narcotráfico que hay en México???’ ‘No conoces Calafate y te vas a ir a gastar plata a los países más pobres del continente’… Qué se yo, mentiría si dijera que esos comentarios no me afectan un poco. Porque gente con mala onda siempre hubo, pero se que algo de realidad hay en lo que dicen, porque son países pobres y no son del todo seguros.

Sin embargo si hay algo que aprendí en mi corta vida es que la gente con miedo no llega a ninguna parte.

Si hubiese dejado que el miedo me paralizara no me hubiese ido nunca de Rosario, no hubiese ido a Iguazu …y de cuánto que me hubiera perdido! Si hubiese tenido miedo de cargar conmigo, no me hubiese animado a mudarme sola en una ciudad como es Buenos Aires, donde para mi Villa Crespo, Villa Luro o Villa Ortuzar eran lo mismo porque no tenía ni idea y donde tenia que ir con la Guia T a todos lados porque no sabía ni como llegar a Retiro. No me hubiese animado a cumplir mi gran sueño que fue conocer Macchu Picchu, cosa que también hice sola y no en un paquete turístico de esos en los que el único riesgo que se corre es quedarse dormido y perder la excursión, porque todo te lo dan armado. Mucho menos, a llegar a Perú cruzando Bolivia, país maravilloso si los hay. Si el miedo me hubiese invadido seguiría soñando en mi departamento de calle Entre Ríos, mirando mapas y atlas como quien mira una imagen del Sistema Solar, sabiendo que es inalcanzable.

Si siempre le gané al miedo, si siempre preferí tirar mi peso hacia adelante cada vez que tambaleaba, ¿por qué voy a dejar de hacerlo ahora, cuando mi gran aventura está por comenzar?. Yo se que va a haber riesgos, se que voy a sentirme insegura tal vez en más de una cuidad y que voy a extrañar muchas cosas (mi cama con vos nene, a vos todo, más que nada) pero también se que hay amigos que todavía no los son, que van a estar esperándome sin saberlo, se que si uno se cuida y es prudente y respetuoso, nada tiene por qué salir mal y si aún así las cosas no salen como lo esperaba, todo va a ser parte de la aventura.

Yo se si es verdad eso que mi mamá siempre me dice, que tengo una estrella, pero siento que todo va a estar bien para mi, porque siempre lo estuvo, y porque esto es lo que deseo de corazón, lo que me apasiona, lo que me hace feliz…

No voy a dejar que el miedo me aplaque esto que siento. Ya llegué hasta acá.


Para recibir en tu casa nuestro nuevo libro “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guayanas” sólo nos tenés que mandar un mensaje desde nuestra Tienda Virtual. ¡El libro espera a todas las almas nómadas que necesitan un empujón para salir a recorrer el mundo con la mochila! Los enviamos por correo a todo el mundo, y nos ayudan a seguir viajando. Agradecemos de corazón cada consulta.


 

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

Soy Laura y desde 2008 vivo con mi mochila a cuestas, con un único objetivo: viajar para contarlo. Este blog es el resultado de mis aventuras a lo largo de +70 países. ¡Bienvenido a bordo!

6 ComentariosDejar un comentario

  • En estos momento es exactamente lo que pienso, siento y sueño todo lo que dices aquí hace 3 años
    es lo mismo para mi, todo el articulo es como un espejo para mi, me pasan cosas como:
    1. no tengo con quien viajar
    2. tengo miedo
    3. no se que me depara el destino
    4. también estoy dejándolo todo listo para largarme

    en fin esto sentías hace 3 años y sigues viva !!
    así que por tus vivencias se que no hay nada que temer.

  • Buenas Laura,

    Hace apenas unos días que te he descubierto, y la verdad es que no puedo dejar de sentirme atraído hacia este blog de sueños…

    Comencé por tus tijeras… tu corte de pelo. No se trataba de una anécdota de viaje, sino de algo que va mucho más allá. Se trataba de ti, de como siempre te habías visto…se trataba de derrotar a juicios preestablecidos. Ese corte de pelo, narrado de forma tan descriptiva, ha hecho que me enganche a ti, a Juan.

    Tengo 29 años, hace 3 años estuve viajando como mochilero por Perú durante no más de un mes. Esa experiencia me hizo conocer un trocito de Sudámerica desde dentro, pero desde entonces sólo tengo ganas de más. Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Ecuador, Bolivia…

    La sociedad de hoy devora los sueños, y en ocasiones cuesta nadar a contracorriente. Sin embargo, muchas veces los primeros en ponernos límites somos nosotros mismos… Nuestros miedos nos tienen enjaulados!

    Tengo ganas de soltar las alas y echarme a volar. Escapar un poco de este remolino que nos tiene atrapados…Tal vez no un año, ¿pero por qué no unos meses?

    Ojalá sea capaz de hacerlo, de tomar la decisión.

    Te lo debo a ti, se lo debo a Juan…

    Enhorabuena por convertir un sueño en un estilo de vida!

    Gracias por tender la mano, por hacer que los sueños parezcan realizables de nuevo. El resto depende de mi… de que acabe de abrir los ojos y me rebele para nadar a contracorriente. Estoy seguro de que el primer paso es el más difícil,… lo demás viene sólo.

    Admiro lo que hacéis.

    Enhorabuena por convertir un sueño en un estilo de vida.

    Un abrazo enorme de un habitante del mundo!

  • Increíble, te leo desde hace poco, y esto me llegó al alma.
    Hace poco me dijeron que todo son decisiones en la vida!, nada más.
    Un abrazo! Eres inspiración, te sigo y te leo.
    ¡La gente con miedo no llega a ninguna parte!

  • “La gente con miedo no llega a ninguna parte”
    Que gran frase, debería ser tu frase de presentación
    Hace poco tiempo, bueno tal vez no tan poco, descubrí tu blog y el de juan, no me acuerdo cual vi primero pero termine leyéndote mas a ti, ahora estoy a días de empezar un viaje de estos y he descubierto que soy un cobarde, tengo una meta, un punto, un lugar al que quiero llegar, no será un viaje de unos cuantos meses eso sí puedo deducirlo, he leído mucho aquí y me ha inspirado como no tienes idea, yo antes creía que lo de mochilear solo lo hacían los que no tenían nada mejor o los que lo tenían todo, así que conocer a alguien como ustedes es algo valiosísimo en mi vida.
    Y a pesar de todo esto, de que amo lo que hacen, de que me apasionaría hacerlo, a pesar de que mi mente y corazón echen toda su fuerza y digan que es lo que quiero es hacer este viaje, de pronto entra un malestar en mi estómago que parece estar conjurado por un demonio, las lágrimas hacen la lucha por salir, y entonces a pesar de todo lo que se ahora, sé que no hay otra explicación, lo que siento es miedo.
    Amo esta frase tuya porque defiende todo lo que amo y en lo que creo, y odio esta parte mía que va en contra de mis pensamientos y es hasta casi paralizante.
    Pero es por eso mismo que lo hare, porque tengo miedo y sé que ese maldito me ha frenado de hacer muchas cosas grandiosas, así que definitivamente comenzare este viaje y algún día espero poder desmentir y aplastar esta frase, si yo que soy un cobarde y tengo tal grado de miedo que hasta me hace temblar lo logro, entonces hasta los cobardes como yo pueden lograrlo y mi felicidad será inconmensurable, si logro llegar estará cumplido, te lo comentare aquí mismo, será uno de los logros más grandes de mi vida y se lo hare saber a cuantos cobardes como yo conozca.
    Nos vemos y gracias por tus escritos.

  • Hola, soy viajera de las que arrancan sola cuando no encuentran compañía (o la que encuentra es buena para matear, que no es lo mismo que viajar), y una de las preguntas que más he escuchado es “¿y no tenés miedo?” y por el contrario a lo que plantea esta nota siempre respondo: “¡Claro! pero salgo igual”
    Cómo no tener miedo a lo desconocido? a vagar siendo mujer (a conciencia que todavía existe un mandato disciplinador)? a saber que voy a dormir no sé dónde? a no saber cómo voy a resolver si, por ej, me descompongo? La adrenalina es hermosa, pero también hace transpirar.
    Mi razonamiento es a la inversa, valiente no es el que anula ese sentimiento de miedo, tan instintivo y a la vez algo atado a lo racional (mirá si… pensá que… fijate si acaso te…), sino el que se larga a pesar de… y por supuesto, vuelve orgullosa/o porque se fue con él pero supo (o a aprendió) cómo surferalo.
    Así que: desodorante, seguro médico y a preparse que viene la ola.

Leave a Reply

Tu email no será publicado.