• Menú
  • Menú

Final de un viaje

Esta es la última vez que escribo este diario y la cantidad de recuerdos que pasan por mi mente es tanta como la cantidad de dudas sobre lo que vendrá, sobre las decisiones que voy a tener que tomar. No estoy contenta, estoy mas bien triste. Leo las primeras entradas de mi blog y simplemente no puedo creer que ya se me terminó. Me llevo el corazón y los ojos llenos. Esta tierra es mágica y me siento super feliz de haber hecho este viaje…todo salió muchísimo mejor de los planeado, y jamás sentí miedo…

Nos levantamos ya con todo listo. Dejamos pasar la mañana entre recuerdos y charlas, y llanto también de por medio. Me invade una mezcla de sensaciones, y me asusta no saber con qué me voy a encontrar. Cuando se va haciendo la hora tomamos un taxi hasta la estación de bus y de ahí un bus hasta el aeropuerto. Estoy ansiosa porque el viaje es largo…

En el primero vuelo nos sentamos al lado de un chico y no tardamos en empezar a hablar. Se llama Mauricio y es de Brasil…basta de portugués! Hablando el vuelo se nos pasa más rápido.

Él no hace más que alentarnos a seguir viajando, y mi idea de la vida se refuerza cada vez más. No quiero llegar, no quiero volver a empezar…quiero seguir. El tiempo de espera en Lima lo pasamos comiendo chocolates de las cortes’ias del free shop. Estamos cansadas.

Embarcamos nuevamente y para nuestra sorpresa nos toca el asiento de la salida de emergencia. Buena suerte para mí, mala suerte para Lala, porque el viejo de atrás no la deja reclinar el asiento. Finalmente llegamos a Buenos Aires…Sí, finalmente porque esto es el fin, al menos el fin de esta aventura, de este diario que en papel ya va por el tomo 2. Las mochilas demoran una eternidad en salir. Yo no puedo más de la ansiedad, los nervios, la pena. Una parte de mi quiere slair corriendo a reencontrarse con Agus, la otra quiere correr hasta el próximo avión. Ya vamos a ver que pasa… Por ahora, y para concluir esto que hubiese deseado eterno, solo quiero decir gracias. Un gracias enorme a Dios por haberme dejado llegar hasta donde llegué, a mi familia por haberme apoyado, a Lalin por ser parte de este sueño y a todos los que creyeron y me bancaron de un modo u otro… ah y a la famila Munguia por una maravillosa semana en DF!

Centroamerica me fascinó, creí que iba con los cinco sentidos abiertos, pero me di cuenta de que la realidad me superó, que colmé todo en mi con todas las cosas que viví, y que definitivamente esto no termina acá.

Laura Lazzarino

Soy Laura y desde 2008 vivo con mi mochila a cuestas, con un único objetivo: viajar para contarlo. Este blog es el resultado de mis aventuras a lo largo de +70 países. ¡Bienvenido a bordo!

Ver historias

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 comentarios