• Menú
  • Menú

De Belize a Guatemala

Tenemos que tomar el bote a las 07:30 y como Ramon demora siglos en armar su mochila (tiene una manía con el equipaje que es increíble) Joao y yo nos vamos. Bobby nunca mas apareció y Joao necesita satisfacer su teoría del equilibrio. Son personas interesantes con las que estoy viajando. Joao particularmente es un tipo de 39 años que nació en Portugal siendo pobre y hoy vive en Luxemburgo. Tuvo una vida no muy fácil, con experiencias diversas y eso hace que su forma de ver las cosas sea muy interesante. Su teoría del equilibrio es muy sencilla y creo que todos en algún momento la hemos pensado: si me roban (o si me pagan mal en el trabajo, o si me cobran demás) compenso y saco algo también. Así, cuando pasamos por la puerta de la casa de Bobby, Joao toma una escoba que esta ahí fuera y se va con mochila y escoba al hombro. Es muy gracioso porque la gente local lo mira con curiosidad. Cuando pasamos frente a unos artesanos, Joao les regala la escoba y siente que hizo justicia, o que contribuyo al equilibrio del mundo.


Llegamos a tomar el bote y al rato llega Ramón. De ahí en mas unas 6 horas de viaje entre bote y bus para llegar hasta Guatemala.
Bye, bye Belize. Me encantó venir…que bueno que no seguí consejos.

Llegamos a Flores a la tarde y después de un rato de andar con las mochilas encontramos un hotel un hotel muy barato. Estoy de muy mal humor, ya no aguanto a Ramon con su obsesión de buscar todo mas barato a cualquier costo y de tantas, tantas vueltas. Encima discutí feo hoy con Joao así que me harto y me voy a explorar la ciudad, sola. Necesito un respiro.
Flores tiene un aire a San Cristóbal, solo que está en medio del lago Petén Itzá. Lastima que como están a repavimentar todo, todas las calles están rotas y hay mucho polvo por todos lados. Mañana vamos a Tikal. Espero sentirme mejor.

Laura Lazzarino

Soy Laura y desde 2008 vivo con mi mochila a cuestas, con un único objetivo: viajar para contarlo. Este blog es el resultado de mis aventuras a lo largo de +70 países. ¡Bienvenido a bordo!

Ver historias

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.