Viajar a la Antártida es el sueño de muchos, la figurita difícil, el destino que parece más inalcanzable. Para mí, el continente blanco (ese que parece empezar a trepar desde el fondo de los mapas) fue el primer hito de mis viajes a dedo. Logramos embarcar ni bien comenzamos nuestro viaje por Sudamérica,  y lo cierto es que mientras más pasa el tiempo, más increíble me parece haberlo logrado. Sin embargo, también noto que la información en internet y en español no abunda, y que basta con decir que estuve allí para que lluevan las preguntas. ¿Es caro viajar a la Antártida? ¿Dónde se duerme? ¿Se pueden ver auroras australes? ¿Y osos? ¿Y pingüinos emperadores? Para responder esas dudas y otras más, les comparto esta guía donde intentaré cubrir todo. Si hay algo más que quieran saber y acá no está, pueden dejarlo en los comentarios y lo agrego.

La foto es de Dave Merron (y yo soy muy fan de los pingüinos adelia)

¿Es posible visitar la Antártida?

Primero, lo primero. Aunque muchos sepan que existen diferentes opciones para visitar el continente, todavía hay gente que cree que es un destino limitado a científicos, militares o expedicionarios de alguna clase. Si bien es cierto que la Antártida se caracteriza por su inaccesibilidad geográfica (ya vamos a hablar de eso más adelante), no hace falta pertenecer a ninguno de estos grupos para poder poner un pie allí. Por el contrario, según las últimas estadísticas, casi 45.000 personas visitaron la Antártida en 2017 en calidad de turistas, y la cifra va en ascenso. Si sos de los que sueña con visitar el continente alguna vez en la vida, ya sabés que se puede.

¿Cuál es la mejor época para viajar?

Dadas sus coordenadas geográficas, la Antártida es accesible durante los meses de octubre a marzo (es decir, en primavera – verano del hemisferio sur). Los primeros curceros y los últimos de la temporada suelen ser los más económicos por varias razones: el clima es más impredecible, por lo que el itinerario está más sujeto que nunca a las condiciones; no es época de crías, por lo que la fauna es “menos tentadora” (y lo pongo entre comillas porque, a ver, claro que fotografiar pingüinos bebés es lo más de lo más, pero la fauna en Antártida, así sea en el día más horrendo, siempre es un espectáculo); hay más chance de días grises y, por ende, fotos “menos increíbles” (de nuevo, entre comillas, pero digamos que todos quieren ir cuando el sol está bien arriba de sus cabezas y los días son más largos). Por otro lado, las fechas de Navidad y Año Nuevo siempre están reservadas con mucha antelación, por lo que las tarifas se van a las nubes. Nosotros fuimos en noviembre y si bien hubo días nublados y algunas tormentas de nieve, también tuvimos días espectaculares y vivimos un poco de toda esa variedad climática que uno imagina al pensar en Antártida.

Así se veía el atardecer muchas veces durante nuestro viaje.

También tuvimos días de sol.

Y unos cielos de colores increíbles.

¿Cómo llegar a la Antártida?

A tan sólo mil kilómetros de distancia, Ushuaia es el puerto más cercano para visitar Antártida. Algunas compañías ofrecen itinerarios que parten directamente desde allí (ese fue nuestro caso, que viajamos con Anttarply Expeditions y su barco de expedición MV Ushuaia) y otras que lo hacen desde otros puertos de Sudamérica, como Puerto Madryn o Punta Arenas. En temporada alta, algunos itinerarios y agregan más visitas al recorrido, incluyendo Malvinas o las Islas Georgias. Si bien hay empresas que operan desde Sudáfrica, Nueva Zelanda o Australia, las frecuencias son menores y la distancia aumenta los días de viaje y el presupuesto. Por eso, lo mejor es viajar desde América del Sur.

¿Cómo son los barcos que navegan hasta Antártida?

Como en cualquier tipo de viaje marítimo, existen diferentes compañías que prestan distintos tipos de servicios. Algunas, como Anttarply, son más rústicas, tienen un número limitado de pasajeros y se caracterizan por ofrecer un servicio más simple en cuanto a comidas y lujos. La ventaja es que esto abarata un poco los costos, la desventaja es que las opciones a bordo son más limitadas. Otras, como Quark Expeditions tienen embarcaciones más grandes y se asemejan más a la idea que uno tiene de crucero. Son compañías que tienen algunos buques con mayor capacidad (hasta 190 pasajeros), por lo que los desembarcos deben hacerse en dos turnos (por regulaciones internacionales no puedne haber más de 100 personas en tierra), hay mayor número de actividades a bordo y la calidad del servicio es un poco superior.

En caso de que estén buscando una experiencia más privada, es posible viajar a la Antártida en velero. Se trata de una experiencia mucho más exclusiva, pero también más hardcore: no es lo mismo atravesar el Pasaje de Drake es una bestia de unas cuantas toneladas, que a bordo de una embarcación pequeña.

Una foto del pasaje de Drake que evidentemente no saqué yo (atada a la cama como estuve todo el viaje). No me la bancaria en velero, pero hay gente que sí. Foto: Dave Merron.

Elijan la opción que elijan, la recomendación es que se trate de un operador avalado por IAATO,  que es la organización internacional que nuclea a los operadores turísticos en Antártida.

Precios de viajes a la Antártida

No existe una formula para viajar gratis a la Antártida, ni hay pócimas mágicas para conseguir pasajes a precio regalado. Es una realidad: Antártida es un destino exclusivo (piensen que llegar hasta allá requiere de una logística muy precisa, que sólo se puede viajar durante pocos meses al año, que es el verdadero fin del mundo por lo que no se puede improvisar y que, por una cuestión de sostenibilidad, el número de visitantes que puede recibir al año es relativamente limitado).

Otra de Dave Merron (porque me encantan sus fotos)

Dicho todo esto, no sorprende que los precios parten en U$D 6000 por persona. Si lo piensan fuera de contexto, puede sonar desorbitante. Si entienden que van a conocer uno de los lugares más exclusivos del mundo, entonces quizá se cambie la perspectiva. No se trata de algo “caro”; vale totalmente la pena. Sí, quizá, es un poco inaccesible para el común de la gente, pero ¡ey! acá viene una buena noticia:

¿Se pueden conseguir pasajes de último momento para viajar más barato?

Sí, se puede. Tres o cuatro semanas antes de partir, muchos operadores antárticos lanzan estos viajes a la venta, solo a través de agencias de viaje autorizadas, con una tarifa menor a la tradicional (aunque eso depende mucho de la demanda y de la compañía). Aunque he leído que las únicas agencias que tienen permiso de vender tarifas con descuento son las compañías situadas en Ushuaia, sé de buena fuente que no son las únicas (yo, de hecho, cuando trabajaba como agente de viajes las vendía viviendo en capital).

¿Dónde y cómo contratar un viaje a la Antártida?

Pueden hacerlo directamente con cada compañía, aunque siempre es mejor dirigirse a una agencia que pueda ofrecerles la opción que más se ajuste a su presupuesto y a sus vacaciones. Los precios van a ser los mismos (las tarifas están publicadas y son las que están) y se van a ahorrar el trabajo de tener que buscar todo por su cuenta. Si me piden una recomendación, WayFinders Adventures se especializa en viajes a la Antártida. Los pueden encontrar en Buenos Aires, ofrecen tanto pasajes regulares como de último momento y sus dueños son especialistas en viajes a los polos (Federico Gargiulo es uno de los guías argentinos que más viajes hizo al continente blanco, con más de 60 expediciones en su haber) . Además, a diferencia de otras agencias, no hace falta pagar de forma exclusiva con tarjeta de crédito (lo que puede ser un alivio en caso de no tener un límite alto).

Foto de Dave Merron

¿Y si voy solo?

Esta es otra duda frecuente: los viajeros que alguna vez emprendimos camino sin más compañía que nuestro propio equipaje, estamos acostumbrados a pagar un suplemento bastante alto por habitación single o a compartir cuarto en el dormi de algún hostel. ¿Qué pasa con los viajes a la Antártida? Es exactamente igual: pueden pagar el suplemento o pueden compartir habitación con una, dos o tres personas del mismo sexo, que también estén viajando solas. (Si tiene suerte, les puede pasar como a Juan y a mí, que fuimos en un camarote con baño compartido, y como el otro estaba vacío terminó siendo privado).

Viajar a la Antártida con niños

Si bien es posible viajar a la Antártida en familia, no se recomienda llevar a menores de 12 años a bordo. Se trata de un viaje largo, en el que habrá tramos duros de navegar y las condiciones serán un poco extremas para niños menores de esa edad.

Por más que vayas solo, nunca vas a estar solo! (Foto: Dave Merron)

¿Necesito visa para viajar a la Antártida?

No (aunque si quieren pueden sellar sus pasaportes a modo de souvenir en algunas bases científicas). La Antártida no pertenece a ningún gobierno y, por ende, todas las nacionalidades son bienvenidas. Aunque sí es necesario contar con un permiso, es la misma compañía naviera quien se encarga y ustedes sólo deben preocuparse por disfrutar.

¿Hace falta llevar dinero?

Si bien los cruceros incluyen todas las comidas y gastos básicos, siempre es bueno llevar algo extra ya sea para comprar algún souvenir, para tomarse un whisky con hielo antártico (las bebidas alcohólicas no están incluidas) o mandar una postal. Tengan en cuenta que todo se comercializa en dólares.

¿Qué ropa tengo que llevar?

Aunque la mayoría de las compañías proveen botas de nieve (algunas, incluso, ofrecen un abrigo de regalo), es importante viajar con la ropa adecuada. Piensen que en la Antártida hace mucho frío, incluso en verano, y es mejor estar bien preparado. Lo esencial: vestirse en capas.  Esto equivale a decir: medias, camisetas y pantalones térmicos para empezar a vestirse. Luego: pantalones de nieve, gorros, bufandas, campera impermeable (mientras mayor sea el rango de impermeabilidad, mejor), parka con capucha (mejor si cubre la cintura, para los momentos en que haya que estar sentados en los zodiacs), guantes (yo viajé con dos pares, unos mitones y unas manoplas, que me quitaba para poder hacer fotos).

A bordo del barco el clima es agradable. Lo más conveniente es tener ropas térmicas (como mis calzas y la camiseta rosa de esta foto) que pueda quedar debajo de otra ropa al momento de embarcar. (Lo que estoy mostrando a cámara son los sellos en el pasaporte que nos pusieron en unas de las bases científicas)

Lleven también un traje de baño. Aunque suele increíble es posible bañarse en algunas islas y esa es una experiencia que hay que tener, así sea una vez en la vida.

Tip extra: si no tienen toda esa ropa, no hace falta que se pongan en un gasto más. En Ushuaia se puede alquilar ropa de nieve preparada para estos viajes.

¿Qué seguro conviene contratar?

Este es un punto clave porque el seguro es un requisito para viajar a Antártida. Y no cualquiera: tiene que ser uno que incluya los gastos de repatriación específicamente desde allá. La aclaración va porque la mayoría de los seguros incluye ese ítem, pero lo hacen contando con vuelos comerciales (cosa inexistente en este continente). Cuando yo viajé, la opción era WorldNomads, que tiene una categoría específica para los viajes al continente blanco. De todos modos pregunten, porque algunas compañías ya lo incluyen en su tarifa.

Fauna, paseos y excursiones en Antártida

¿Qué se puede hacer en Antártida? Lo primero a tener en cuenta es que toda la vida transcurre a bordo del crucero. Es decir: se duerme, se come y se viaja en la embarcación. Si bien todo está sujeto al clima, cada salida tiene un itinerario programado por lo que es posible saber qué se visitará en el recorrido. Exsiten, básicamente tres tipos de excusiones:

 Los desembarcos: A bordo de botes semirígidos llamados zodiacs se transporta a los viajeros a tierra firme. Generalmente se visitan colonias de pingüinos, bases científicas o sitios de relevancia histórica, como ruinas de estaciones ballenera. Obviamente no hay baños ni ningún otro tipo de instalación. Son paseos cortos, donde se permiten tomar fotos, caminar por los alrededores y disfrutar el paisaje.

 Las navegaciones en zodiacs: son recorridos a bordo de estos semirrígidos que permiten acercarse al paisaje antártico de una manera más directa, ver icebergs cara a cara, disfrutar de la fauna desde otra perspectiva. A mi parecer son mucho más diversos que los desembarcos y nunca hay una navegación igual que la otra.

Las excursiones pagas: no todas las empresas las ofrecen, pero algunas dan la posibilidad de actividades extras. Por U$D1000 , por ejemplo, se puede hacer kayakismo durante todo el viaje, siempre que el tiempo lo permita. También se da la posibilidad de acampar una noche en Antártida (U$D 300), hacer SUP, buceo, montañismo o ski.

Respecto a la fauna, en cualquier crucero es posible ver pingüinos Papúa, Barbijo y Adelaida (para mí, el más hermoso). El pingüino rey se podrá ver si el itinerario incluye las Islas Georgias del Sur. Para ver pingüinos emperadores habrá que contratar un crucero especializado que llegue más al sur que los cruceros regulares y ofrezca este tipo de visitas. También es posible ver ballenas jorobadas, Minke, focas leopardo, albatros y cormoranes entre otras aves.

Foto: Dave Merron

Para mí, el más hermoso.

Foto: Dave Merron.

¿Hay osos polares en Antártida?

Aunque es una pregunta muy común, los osos pertenecen a la fauna del hemisferio norte (del mismo modo que los pingüinos a la del hemisferio sur, por lo que no será posible.

¿Se pueden ver auroras australes?

Aunque la lógica diría que sí (al estar en un polo las auroras existen), lo cierto es que para ello habría que viajar a la Antártida en invierno e ir más al sur, y eso está fuera de las posibilidades turísticas. Como mencioné antes, los viajes se hacen en temporada primavera-verano, cuando más luz hay, y eso impide el espectáculo.

Otros consejos para viajar a Antártida:

Siempre (siempre) hagan caso a las instrucciones de los guías. No se acerquen a los animales más de lo permitido y no hagan tonterías por una foto. Recuerden que están en un lugar privilegiado en todo sentido, y sean respetuosos.

Lleven mucho Dramamine. Aunque no sean de marearse a bordo, los movimientos del Pasaje de Drake son muy violentos y pueden poner a prueba hasta al estómago más fuerte. Muchas veces los médicos a bordo entregan medicina para el mareo, pero es mejor ir preparados desde casa.

Lleven protector solar y gafas. En días soleados el reflejo en la nieve puede ser enceguecedor.

No olviden protección para su equipo fotográfico. Recuerden que están en condiciones extremas.

Si tienen tiempo, lean antes de viajar. Aunque a bordo siempre se ofrecen charlas a cargo de científicos e historiadores, esas charlas suelen ser en tiempos muertos, como el cruce, y si están descompuestos a morir es probable que se las pierdan. Hay mucha bibliografía disponible. En lo personal, recomiendo “Atrapados en el hielo”, un libro sobre la frustrada expedición de Shakelton y su tripulación en el intento de llegar al polo sur a pie.

Disfruten, vivan, anoten todo. Esta es una experiencia de una vez en la vida. Aprovéchenla al máximo.

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

4 ComentariosDejar un comentario

  • Laura, había leído tu publicación de hace unos años y ahora al leer esta quisiera saber 2 cosas, primero, cuanto se puede llegar a ahorrar sacándolo en las plazas de ultimo momento (teniendo en cuenta que los precios mas baratos en Wayfinders y Antarpply para Antártida clásica son aprox U$D 5000). Y segundo, veo que hay cambios entre los recorridos de Antártida clásica, cruzando el circulo polar y el otro viaje que pasa por las Malvinas y otra isla mas, vos cual hiciste, Antártida clásica? Consulto porque tengo interés en pasar por la isla donde uno puede “meterse” en el mar, esto estaría abarcado por cualquiera de las opciones? Gracias de antemano y disculpa si los comentarios no eran el lugar para estas dudas jaja

    • Hola Emmanuel,

      1. El tema de los precios varía mucho según la oferta y la demanda. Supongo que te puedes ahorrar unos 400 o 500 U$D, pero no mucho más que eso.
      2. Yo hice el Antártida clásica, aunque los itinerarios también están sujetos al clima. Con ese, fuimos a Isla Decepción.

      Ojalá puedas ir y disfrutes tanto como yo!

      Abrazos!

Leave a Reply

Tu email no será publicado.