Antes de leer esta guía, vamos a hacer un pequeño ejercicio. Intuyo que si llegaron hasta acá es porque están planificando un viaje, y quieren saber qué ver y qué hacer en Sao Paulo. A lo mejor viajan por trabajo y tienen tiempo libre que quieren aprovechar; quizá encontraron unos pasajes baratos y no saben si valdrá o no la pena. Igual, les decía, antes de pasar a la lista de recomendaciones, quiero que sean sinceros y me digan (bueno, se digan a sí mismos) qué es lo primero que se les viene a la cabeza cuando escuchan el nombre de esta ciudad. Sao Paulo. ¿No suena a vacaciones, verdad? Ni a carnaval ─aunque lo festejan, y a lo grande─, ni a viajeros, ni a “hay que ir”. A mí, por ejemplo, Sao Paulo me sonaba a gris. A edificios altos, cemento, gente apurada, mucha economía y poca improvisación. Y si no hubiera sido porque me invitaron a filmar un episodio de 3 Travel Bloggers ─un programa en el que participo hace añosprobablemente no hubiera ido en los próximos años.

que ver y que hacer en Sao Paulo: hay mucho que descubrir, más allá de los edificios y la zona administrativa

Si les hago toda esta introducción, es porque estoy queriendo sentarme a escribir esto desde que volví. Porque Sao Paulo me dejó desencajada, porque no se parecía en nada a lo que yo suponía, y porque aunque está a la sombra de Río, y aunque no es famosa por sus playas, a Sao Paulo hay que viajar.

En este post van cinco recomendaciones + alguna yapa, aprovechando que viajé de la mano de mi colega paulistana Gaía, que nos llevó a ver lo mejores rincones de la ciudad. Para que vayan, para que me cuenten y para que vuelvan.

Pd1: sí, ya sé que estoy escribiendo muchas guías prácticas. Es lo que la gente busca en Google y es la mejor manera de condensar algunas experiencias para que sean útiles para los demás.

Pd2: si quieren agregar alguna otra cosa, los comentarios están abiertos.

Visitar el Beco do Batman

Dicen que es el sitio más instagrameado de la ciudad y ni bien uno asoma la nariz, entiende bien por qué. El “Callejón de Batman”, cerca de Rua Gonçalo Afonso, es un expresión auténticade la bohemia en Vila Madalena. En este museo al aire libre los artistas callejeros más importantes de la ciudad se encargan de renovar las obras periódicamente, lo que hace que visitar el Beco do Batman sea siempre una experiencia distinta.

que ver y que hacer en sao paulo: el beco de Batman es un imperdible

el beco de batman, una de las cosas que hacer y que ver en Sao paulo

¿Qué por qué Batman? Al parecer, en la década del 80 había un Batman enorme dibujado en una de las paredes, que motivó a los estudiantes a seguir rellenado el lugar con más y más murales. Aunque hoy la pintura original no se encuentra, muchos grafitis esconden un pequeño Batman en homenaje al lugar.

El plus: si visitan el Beco un sábado, tienen muchas chances de encontrarse con algunos artistas ofreciendo su trabajo en las veredas. Yo tuve el gusto de conocer a Fabio Polesi (no lo sabía, pero el día anterior me había sacado fotos con sus grafitis).

Caminar por la Avenida Paulista un domingo

Si hay un lugar emblemático en Sao Paulo, ese es la Avenida Paulista. Con 3 kilómetros de largo, es uno de los principales centros financieros de la ciudad, y el sitio donde se encuentran algunos de sus atractivos más característicos. Durante la semana, la avenida es una de las arterias más transitadas de la ciudad, pero los domingos es cuando se abre el espectáculo (aunque lo más correcto sería decir que se cierra..).

El MASP, una de las cosas que ver y que hacer en Sao Paulo

Cada fin de semana la Avenida Paulista se cierra al tráfico y se convierte peatonal, dando paso no solamente a un desfile interminable de gente que pasea tranquila como nunca por la avenida, sino de todo tipo de manifestaciones artísticas. Músicos, artistas callejeros, gente meditando, profesores de baile, pintores…la Avenida Paulista los recibe a todos, incluso a los que se animan a atravesarla en bici por sus sendas designadas, entre la masa de gente que se mueve a pie. ¿Ganas de sentir cómo vibra Sao Paulo? Esta es la oportunidad.

El plus: El MASP. Sobre la Avenida Paulista se encuentran algunos museos y centros culturales, pero sin dudas el Museo de Arte de Sao Paulo (MASP) es el más importante.

Comer, comer y comer (la influencia de la inmigración puede ser una excelente excusa)

No recuerdo haber comido tanto en un viaje, como en este de Sao Paulo. Ni en cantidad, ni en calidad, ni en variedad, y para alguien que le da una importante enorme a la comida en un viaje, esto hace que Sao Paulo sume muchos puntos. Pero a ver, voy a hilar las ideas. Por un lado, tenemos una ciudad increíblemente cosmopolita, construida desde sus bases por la inmigración, y que sigue recibiendo gente de diferentes partes del mundo incluso en la actualidad, lo que deviene en una cultura urbana en constante transformación ─y eso incluye, por supuesto, la comida─. Por otro lado, obviamente, una oferta gastronómica que va desde pequeños comedores a cargo de refugiados sirios hasta los restaurantes japoneses más chic.

La clave está en buscar (o en seguir recomendaciones de amigos que la tengan clara). Yo no sé si soy el caso, pero después de haber comido pasteles, feijoada, pizza italiana, ceviche, ramen, shawarma, comida de resistencia y un sinfín de cosas más, acá les dejo el dato del restaurante libanés más rico de mi vida: Fenicia Culinaria Libenasa

El plus: Coman o no coman, no se vayan de Sao Paulo sin pasear por el Barrio Oriental. Aunque mucha gente lo llama “Barrio Japonés”, hoy las fronteras asiáticas se expandieron y hay también locales chinos, coreanos y algunos mix que valen la pena chusmear. Desde ahí, además, se ven unos atardeceres preciosos (lo que es raro en una ciudad tan poblada como Sao Paulo).

Visitar en Barrio Oriental, una de las cosas que ver y que hacer en Sao Paulo. Foto: Jonathan Manco.

Atardece sobre Sao Paulo. Foto: Jonathan Manco.

Volar en helicóptero

Puede sonar chic, top y un ojo de la cara, pero si son de los míos y toda la vida quisieron subirse a un helicóptero y ponerse los auriculares y hablar como si estuvieran persiguiendo un delincuente que se fuga en un auto…esta es la oportunidad. Sao Paulo es la ciudad con mayor helicópteros del mundo, y aunque en un principio se utilizaban únicamente en el ámbito ejecutivo, hoy por hoy son accesibles al público general, y otra manera de ver la ciudad. Si se preguntan por el precio, la clave es viajar en grupo: alquilar un helicóptero entre 4 o 6 personas le va a costar a cada uno unos U$D 150 aprox (que es un número pero tampoco es imposible). Si quieren aprovechar, nosotros volamos con Helimarte.

La emoción de la vida. No sé las veces que había fantaseado con poder hacer esto.

Aunque el viaje fue de quince minutos, cada sensación (tan nueva y tan única) hizo que pareciera largo y corto al mismo tiempo.

Pasar un día en el  Parque do Ibirapuera

Si se cansaron de la ciudad y necesitan un poco de verde, el Parque Ibirapoeira es el lugar al que ir. Conocido como el Central Park Latinoamericano,  tiene 158 hectáreas forestadas y tres lagos artificiales conectados entre sí, y es considerado el pulmón verde de la ciudad. Es un buen lugar para hacer un picnic, caminar entre los senderos o aprovechar algunas de las actividades culturales que suelen llevarse a cabo allí.

Foto: Jonathan Manco

Este viaje a Sao Paulo fue parte del proyecto #3TravelBloggers y contó con el apoyo de Avianca. Mantengo total control de lo que escribo (aunque a veces escriba descontroladamente). Acá les comparto el episodio que filmamos, por si se quedaron con ganas de más:

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

Leave a Reply

Tu email no será publicado.