Me pasaba igual que con Montevideo: los tenía al alcance de la mano y nunca había ido. Es paradójico, pero no se trataba de falta de ganas. Sino que a veces con los viajes sucede así: uno planea mucho, sueña, mira mapas, y los ojos se desvían como cometas. Lo que más cerca está va quedando siempre para después. Por eso, cuando me llegó la noticia de que íbamos a viajar a Santiago de Chile con el proyecto #3TravelBloggers, además de la alegría propia del viaje, sentí que estaba cumpliendo con una cuenta pendiente. Había pasado varias veces por el sur y por el norte del país, pero nunca había tenido la posibilidad de recalar en la capital. En este viaje, iba a sacarme las ganas.

Este es un post que pretende ser lista (práctica) y pero que en realidad no lo es: en lugar de enumerar los imperdibles de Santiago decidí hacer un mix entre eso que hay que ver, y eso que hay que vivir. Porque no sólo los ojos alimentan los viajes…

Si querés leer una lista completa de qué ver y qué hacer en Santiago, no te pierdas esta guía que escribió Juan.

que_hacer_en_santiago_1

1. Sentir Santiago en las pantorrillas

Sólo quienes hayan participado alguna vez de una masa crítica, pueden entender ese sentimiento enoooooorme y potente, mezcla de libertad y energía, que te da andar en bici en malón, por una ciudad llena de autos. Yo lo viví una vez en Buenos Aires y fue fantástico, y ahora que nos acomodábamos los cascos de colores y empezábamos a cruzar las avenidas en filitas indias, volví a experimentar esa linda dosis de adrenalina bicicletera. Así arrancamos la mañana del primer día en Santiago. No me animé a decir mi clásico “prefiero caminar”, porque aunque sí es verdad que para mí la mejor manera de conocer una ciudad es caminando y caminando, cuando me acordé de mis propios principios ya estaba sonriéndole al viento que me pegaba en la cara, tratando de maniobrar la bici y la cámara a la vez.

Andar en bici y sacar fotos a la vez es un arte que todavía no domino. Igual lo intenté...

Andar en bici y sacar fotos a la vez es un arte que todavía no domino. Igual lo intenté…

Empezamos por cruzar el Parque Forestal. “Cuando yo era joven, este era un buen lugar para venir a pololear”, dice Mauricio, el guía que nos acompaña, y se pone colorado tan sólo de acordarse. Pololear es un término chileno que significa “noviar” y que se me quedó grabado en la mente cuando era chica y en Argentina las novelas chilenas eran furor. (Me causa gracia cada vez que la escucho). Aunque ya no mire novelas chilenas, y Mauricio se apresure en recordar que es un hombre casado, algunos adolescentes se matan a besos bajo las copas semidesnudas de los árboles de otoño. Cuando quiero acordarme, ya estamos en la otra punta del parque.

Eso es lo que me gusta de andar en bici. Si caminar por algunas ciudades me parece como hacer zapping por sus calles, la bici le agrega más ritmo a ese salto, y hay que concentrar mucho los pensamientos y retener los recuerdos, focalizar y grabar, porque todo pronto queda lejos.

Del Parque Forestal pasamos al Parque Balmaceda y de ahí al barrio Condell ─ un sector aristocrático del siglo XX ─, donde paramos a mirar algunas de las casonas que todavía quedan. Y a medida que nos acercábamos a otros barrios más bohemios de Santiago, los grafitis empezaron a inundar las paredes. No tuve tiempo de pararme a fotografiar, pero desde la bici me las arreglé bastante bien. De todos, este fue mi preferido:

que_ver_santiago_de_chile_3

No me voy a colgar hablando sobre arte urbano (otra vez). Pero si les interesa el tema, no se pierdan mi post anterior, sobre el Street Art en Valparaíso.

Para cuando llegamos al Mercado Central, las piernas me dolían, pero tenía la sensación de que esa primera impresión de Santiago había sido como en Fast Forward, que había visto de un pantallazo las calles soleadas de la ciudad, había oído de su historia, había tomado algunas fotos y que aún me quedaba tiempo para seguir. Algo así como un desayuno buffet de ciudad. Me encantó.

que_ver_santiago_chile_4

2. Comerse un loco en el Mercado Central

Se llamaba “La fiebre del loco” y todo lo que sabía era que se trataba de una película chilena. Le puse “play” de pura curiosidad, y terminé aprendiendo bastante sobre uno de los mariscos que mueven la economía de varias localidades del sur de Chile. Después de ver la peli, me prometí que un día iba a probarlo. Lo que no sabía cuando entré al mercado es que ese día acababa de llegar.

La peli está muy buena, y se puede ver completa por Youtube

El loco es un molusco típico de las costas de Chile y de Perú. Debido a la sobre explotación de las costas, el loco ya no es un producto de consumo masivo: las constantes vedas hacen que los precios sean bastante altos. Pero como la invitación vino del cielo… Para alguien poco amante de los frutos de mar (ya lo dije en otra ocasión, el ecosistema marino está a salvo conmigo), el loco tuvo un sabor mucho más rico de lo esperado. Me hubiese encantado poder mostrar una foto de la bandeja, pero no alcancé a sacar la cámara que ya quedaba la mitad. Si alguien anda por Santiago con amigos y con ganas de estirar un poco el presupuesto. Vale la pena.

Bonus track: Si son de los míos y les gusta probar todo lo que encuentran en los mercados (sin importar aspecto, color ni nada que se le parezca), el cochayuyo es otro de los desafíos. Cuando lo vi de lejos pensé que eran metros de manguera, esa que usan las enfermeras para sacar sangre. Me acerqué con mucha curiosidad, y terminé descubriendo un alga que jamás había visto en mi vida. El cochayuyo era muy utilizado por las culturas originarias en su dieta diaria, y hoy forma parte de la gastronomía nacional. Se usa en guisos y ensaladas y aunque su textura es un poco incómoda al paladar, el sabor es muy auténtico. No lo amé (no me traería a casa para incorporarlo en la dieta diaria), pero me gustó probarlo.

Eso enroscado que está al fondo es cochayuyo. Cosa rara si las hay-

Eso enroscado que está al fondo es cochayuyo. Cosa rara si las hay-

3. Probar mote con huesillo (¿qué con qué?)

En Perú fueron los marcianitos, en Venezuela, los helados de Teta. Acá, los carteles que empezaron a llamar mi atención anunciaban “Mote con huesillo”. El mote lo conocía (o eso era lo que yo creía): granos bien grandes de maíz blanco que había probado en Perú. Ahora, no podía imaginarme ninguna bebida hecha a base de choclo y caracú. ¿Huesito de qué? Cuando llegamos a la cima del Cerro San Cristóbal, no pude con mi curiosidad, y allá fui hasta uno de los carritos. Obviamente, lo que me sirvieron no tenía nada que ver con lo que me imaginaba (gracias a Dios).

que_ver_santiago_de_chile_6

El mote con huesillo es una bebida refrescante bien típica de Chile (no se consume en otros países) que consiste en jugo acaramelado (muy dulce) granos de trigo (claro, el mote que yo conocía era de maíz, pero el término “mote” no es excluyente al parecer!) y duraznos disecados (ese era el huesillo!). Es raro. Me preguntó cómo surgió esta mezcla de ingredientes, que no nacieron para ser combinados entre sí. Te lo sirven en un vaso con una cucharita para ir comiéndote el trigo y el durazno a medida que te vas tomando el jugo. Repito: es muy raro. Hasta el arroz con leche llega la locura de servir granos fríos y dulces, ponele. Pero mezcla trigo helado con almíbar… No sé, es toda una experiencia, pero no me animo a decir que no me gustó. Lo incluí en esta lista porque, al igual que el cochayuyo, me pareció algo distinto que hay que probar, y no de helados increíbles está hecho el mundo…

Así de tentadora es la foto que muestra Wikipedia para "mote con huesillo". Capaz tuve mala suerte y el mío se veía así después de que cuatro colectivos le pasaran por encima. No sé, no quiero ofender a mis lectores chilenos (leí por ahí que este brevaje tenía muchos fans). Capaz tengo que volver a probarlo. Por ahora es un "aprobado" pero ahí, raspando.

Así de tentadora es la foto que muestra Wikipedia para “mote con huesillo”. Capaz tuve mala suerte y el mío se veía así después de que cuatro colectivos le pasaran por encima. No sé, no quiero ofender a mis lectores chilenos (leí por ahí que este brevaje tenía muchos fans). Capaz tengo que volver a probarlo. Por ahora es un “aprobado” pero ahí, raspando.

Dato bonus track: Dice Wikipedia también que “el Mote con huesillos más grande de la historia se realizó el 23 de enero del 2008, en la ciudad de Osorno. Este consistió en 500 L de la bebida, preparados a partir de 65 kilos de huesillos, 60 kg de mote y 50 kg de azúcar”. Leí esto y me acordé de los colombianos con la arepa más grande del mundo. Lo sorprendente en este caso (o mejor dicho, el dato que más me interesa saber), no son las proporciones que se utilizaron para prepararlo, sino cuántas personas se habrán necesitado para tomar tanto mote con huesillo! Si alguien sabe, avíseme.

4. Ver el cielo…desde arriba del cielo

Atención: este no es un ítem apto para sufridores de vértigo. La torre del Costanera Center, en el área de Providencia, es la más alta de Iberoamérica, y tiene una de las vistas panorámicas más espectaculares que vi en mi vida. Con 300 metros de altura y una vista de 360°, desde el mirador del Sky Costanera se puede ver Santiago por encima del smog, de las nubes, del sonido, de todo… Los cerros de fondo y la ciudad abajo, tan chiquita, se aprecian mucho más después de la lluvia, cuando Santiago parece en HD. Nosotros no tuvimos esa suerte, porque el día que subimos hacía bastante calor y el sol picaba de lo lindo. Así y todo, subir hasta el piso 62, a una velocidad de casi 7 metros por segundo, fue toda una experiencia. No se siente nada (ni vértigo, ni cosquilleo en la panza). Es como estar en una cápsula y de repente, salir al cielo.

Esa es la torre

que_ver_santiago_de_chile_9
que_ver_santiago_de_chile_10

que_ver_santiago_de_chile_8

Bonus track: Si buscan #SantiagoHD en twitter van a encontrar un montón de fotos hermosas, no sólo tomadas desde acá arriba.

5. Terremoto en La Piojera

Sí, en este viaje a Chile visitamos bodegas impresionantes, probamos vinos de los más delicados y nos deleitamos con copas de todos los colores frente a paisajes que parecían de película. Pero si todo nuestro viaje por los caminos del vino estuvo marcado por la excelencia y la finura, no podíamos (ni queríamos) irnos de Chile sin conocer el ambiente popular, sin compartir una copa con la gente real que habita las calles chilenas. La Piojera tenía que ser el lugar.

que_ver_santiago_chile_11

Cuenta la versión popular que en el año 1922 un director de la policía invitó al presidente chileno del momento, Arturo Alessandri Palma, a conocer el bodegón dónde la gente se reunía comer y a beber. Al llegar dijo: “¿Y a esta piojera me trajeron?”. El cartel que oficializó el nombre se lo pusieron recién en 1981, aunque ya casi ningún chileno necesita indicaciones para poder llegar a un lugar tan emblemático. En La Piojera uno encuentra de todo, casi como en la vida misma: trabajadores que acaban de terminar su jornada, jóvenes hormonales que sacuden sus vasos a los gritos, gringos rubiones que intentan mezclarse con la muchedumbre, vagabundos al paso, parejas cenando. No importa que el vino no tenga etiqueta ni que los vasos sean de plástico, ni que el mozo no te limpie la mesa, ni que las chapitas de las cervezas florezcan en el piso, porque La Piojera está mucho más allá de cualquier etiqueta: es un lugar de encuentro genuino, donde cualquier cosa puede suceder.

que_ver_en_santiago_chile_12

¿Y el terremoto? No, no se trata del sacudón de la tierra que de vez en cuando hace temblar a Chile, sino de un trago que tiene casi las mismas propiedades sísmicas. Preparado a base de vino blanco, helado de piña, fernet o licor amargo y granadina, el terremoto se toma rápido (es muy dulce) y cuando uno quiere acordar ya le está temblando el piso… Pero es no es todo. Lo lindo de ir a La Piojera y pedirse un terremoto no está en los efectos secundarios del alcohol, sino en las historias que uno puede traerse en el bolsillo si tan sólo se sienta en la barra, comparte unos tragos, y se pone a escuchar con atención…

terremoto_santiago_de_chile
Este viaje a Chile fue parte del proyecto #3TravelBloggers y contó con el apoyo de Avianca. Mantengo total control de lo que escribo (aunque a veces escriba descontroladamente). Si querés ver el capítulo que filmamos durante esa estadía (donde aparezco hablando sobre los mascarones de proa!) acá lo comparto. Y dejo también los links al blog de Juan y al de JL Pastor, mis compañeros en este viaje, para que puedan leer sus textos también.

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

16 ComentariosDejar un comentario

  • No conocía la torre del Costanera Center ni la Piojera, definitivamente visitaremos estos lugares en Santiago! Aún no entiendo cómo pudiste andar en bicicleta y sacar fotos jaja, creo que eso es todo un desafío. Buen post!

  • Buenas Laura! Vi el vídeo y me pareció lo más el ultimo bar al que fueron y el famoso terremoto. Llevo 7 años viviendo en Madrid y no me acordaba de los helados de teta 🙁 son también lo más jajaja.
    Te leo desde hace un montón de tiempo y me parece que cada vez haces mejores fotos, mas coloridas y transmiten un montón de cosas cheveres.
    Un saludo muy fuerte!
    Ori

  • Gracias por escribir todo lindo de Santiago!, yo nací aquí(Santiago)y no me gusta el mote,(para que no te sientas mal jaj) así que yo pido solo huesillo y el juguito bien helado, es rico!.tienes que darle una segunda oportunidad 😉

    Que chistoso que les llame la atención el cochayuyo!, jajaja para nosotros es tan normal. Aunque no mucha gente lo incluye en su dieta, se usa mucho para que lo chupen las guaguas(bebés) cuando le están saliendo los dientes.
    Me gustaría aclarar que el Terremoto no es con vino blanco, es con vino pipeño! un vino sin cepa, es más pobre! y te deja con caña(resaca). jajaja

    Un gusto leerte y voy a ver la fiebre del loco, gracias!

  • Me facinó su historia, me encantaría saber mucho más de sus viajes, recien hoy vi un video en youtube y comencé a leer esto.
    Espero algún día tambien poder iniciar un viaje porque la aventura en si es peligrosa, pero la rutina es mortal.
    Aca en Chile hay muchisimos lugares por conocer, SANTIAGO NO ES CHILE.
    Cuando hacen sus viajes largos, como lo hacen para obtener las fotografias?

    • Hola Marcos! Espero también que te animes. Entiendo lo que decís respecto a Santiago (creo que con todas las capitales pasa lo mismo) pero bueno, no fue lo único que conocimos. Igualmente me quedé con ganas de más, así que espero en algún momento poder recorrer el país de norte a sur! En cuanto a tu pregunta no entiendo a qué te referís!

      • Hola Laura! Gracias tambien lo espero, antes quiero terminar mis estudios.
        Espero puedas hacer tu viaje por acá ,te asegura un sin fin de paisajes.
        La pregunta era relacionada con la carga de la bateria, pero ya leí sobre eso.
        Muchas bendiciones en tus viajes, ahora te sigo en facebook e instagram asi que estoy más informado.
        Un abrazo!

  • Laura primero agradecerte por tu blog, me encanta con la delicadeza y feminidad con las que relatas las historias, aún no leo ni un 1/4 del blog pero me dieron ganas de escribirte en este ITEM de Stgo, Chile.

    Yo soy chilena y nací en Stgo, y me gustaron mucho los puntos a recomendar de Stgo que diste (Cochayuyo malo malo) pero para tu próxima visita a Chile no te pueden faltar:
    – Barrio Bellavista: Conocer de día los murales y teatros, de noche la vida nocturna es muy entretenida.
    – Barrio Lastarrias y Bellas artes, recomiendo recorrer museos cercanos: museo del Bellas Artes y más abajo el Gabriela Mistral, caminar por parque forestal sobre todo los días Domingos.
    – Cerro San Cristobal: lo puedes subir en bici o a pie y hacer un pic-nic en la cima con vista a todo Stgo, también hay un funicular que puedes subir.
    – Cerro Santa lucía (ir de día ya que de noche es un poco peligroso)
    -Recomiendo recorrer el centro de Stgo donde te encuentras con el palacio la moneda-centro cívico-calle París y Londres-Plaza de armas
    – Ir a ver una función al teatro Municipal
    – Santuario de la naturaleza (Arrayán, Lo Barnechea)
    – Pueblo de los domínicos: Conocer Iglesia, parque y feria artesanal (muy caro para comprar pero bonito para ver)
    – De día pueden ir al “Museo de la memoria y de los derechos humanos” que queda en Barrio Yungai que es maravilloso, luego recorrer el barrio y si tienen un poco de dinero ahorrado comer en la Peluquería Francesa que queda en el mismo barrio.
    – Cajón del Maipo queda a las afueras de la capital, les recomiendo conocer Embalse del yeso, baño morales y poder hacer un día de escalada estaría fenomenal.

    Ahora lo que es el resto de Chile te re recomiendo no perderte:

    SAN PEDRO DE ATACAMA (Norte de Chile, región de Atacama)
    Es alucinante, impresionante la cantidad de paseos, lugares, paisajes, que te puedes encontrar: Valle de la muerte, valle de la luna, quebrada del diablo, los geyser del Tatio, Laguna Cejar, Salar de Atacama y laguna Chaxa (encuentras flamencos). Aquí mismo puedes arrendar bicicletas y realizar los recorridos. Pueden ir en invierno o verano, la mayoría del tiempo el clima de día es harto sol y de noche mucho frío.

    PUERTO NATALES (Sur de Chile, región de Magallanes)
    Recomiendo realizar un paseo por Torres del Paine, si tienen tiempo pueden hacer el trekking de una semana, y si no en 3 días conocer el glacear Grey, las bases de las Torres y la ciudad de puerto Natales. Increíble. Es recomendable ir desde finales de Noviembre-Febrero, pero aún nada te garantiza buen clima.

    CARRETERA AUSTRAL (Sur de Chile, región de los Lagos)
    Vi que realizaron este viaje pero les faltaron lugares tan bonito como caleta Tortel y las cuevas de Marmol, quizás ya fueron y no lo leí pero igual se los dejo. Es recomendable ir desde finales de Noviembre-Febrero.

    SUR INTERMEDIO DE CHILE (Sur de Chile, región de los ríos)
    – Valdivia: Increible esta ciudad completa, ciudad, playas, feria costumbrista (Febrero)
    – Huilo Huilo: Lo que más me llama la atención es la naturaleza de este lugar y la arquitectura comprometida con esta (hoteles de forma de montañas y cascadas), es una reserva biológica en donde tienes la opción de dormir en cabañas sobre los árboles, eso sí esto es super caro, si tienen la oportunidad podrían tirarse por la tiroleza.
    – Termas geométricas: Puedes ir después del Huilo Huilo, conocer las largas y estrechas pasarelas para luego terminar con un baño de agua caliente en las termas.
    – Cochamó: Ingresar por Puerto Varas y aprovechar de conocer esta ciudad que es muy linda, la vista del volcán en el lago es de lo mejor, llegar al pueblo de Cochamó y subir a la junta, son 4 horas de subida. Ya en la junta tienes muchos lugares donde recorrer, el paisaje es inigualable, puedes ir a: Cerro arco iris; Resbalines de agua; La paloma; entre otros, hay que llevar carpa y abrigo para la noche. Es recomendable ir desde finales de Noviembre-Febrero.

    ISLA DE PASCUA (Centro de Chile, océano pacífico)
    Yo me quedé 2 meses aquí por que me encantó, pero la verdad es que puedes hacerla si quieres en 5 días, todo depende de como les guste viajar y el tiempo que tengan disponible, se llega en Barco o avión, si tienen suerte pueden encontrar una buena oferta en lan hasta en 300 dólares el pasaje, ojalá ir en febrero para poder presenciar la Tapati (fiesta tradicional de rapa nui). Allá todo es carísimo, hay que llevarse la comida en una maleta desde el continente y una carpa.

    VALLE DEL ELQUI (Norte de Chile, región de Coquimbo)
    Viaje mágico, recomiendo adentrarse en este valle y conocer todos los alrededores, todo te da mucho, la vista en la noche a las estrellas es de película.

    *Después del Valle del Elqui pueden seguir por donde les recomiendo a continuación “Playas del norte medio”

    PLAYAS NORTE MEDIO (Norte de Chile, región de Coquimbo- Región de Atacama)
    – Playa la Virgen (Región Coquimbo)
    – Isla Damas y su paseo en bote (Región Coquimbo)
    – Bahía Salada (Región Atacama)
    – Llanos de Challe, reserva nacional (Región Atacama)
    – Pan de Azucar, reserva nacional (Región Atacama)
    – Bahía inglesa (Región Atacama)

    ¨*después de estas playas pueden seguir hasta “San Pedro de Atacama” (Recomendado más arriba)

    Por el momento es lo que te puedo recomendar según mi experiencia personal.
    Cualquier cosa me puedes escribir, feliz de contestarte dudas. Buen viaje
    Bendiciones

    • Hola Lola! Gracias por este comentariazo! jaja Muchos de los lugares que mencionás en Santiago los visitamos (algunos aparecen en el video, otros quedaron fuera). De todas formas, tengo que volver. Y me debo un viaje de norte a sur en Chile. Me encantaría un roadtrip, debe ser genial. Así que apunto para cuando eso suceda!

      Abrazos desde Sudán!

  • Quisiera decir que el MOTE CON HUESILLO es por lejos una de las bebidas más ricas, refrescantes, sabrosas y entretenidas de Chile. Por eso hay tantos carritos donde poder comprarlos, sobre todo en verano.

    La única explicación que se me ocurre para que no hayas quedado loca de amor por DULCE Y REFRESCANTE SABOR del Mote con Huesillo es que lo compraste en un carrito donde no lo hacen muy bien: pasa más de lo normal.

    Para la otra te recomiendo que lo compres en un carrito COPIHUE; es uno de los más ricos, además de ser grandes distribuidores de esta bebida, así que hay muchos carritos Copihue por Santiago. Si ya es un desafío, te recomiendo ir al Rey del Mote con Huesillo, cerca del Club Hípico, en Santiago.

    SALUDOS!

Leave a Reply

Tu email no será publicado.