¿Qué presupuesto necesito para viajar de mochilero por Sudamérica? ¿Es muy caro el transporte? ¿Se puede acampar? ¿Cómo hacen para viajar tan barato? Esas, y otras tantas preguntas, son las más frecuentes al momento de planificar un viaje por primera vez. Respuestas hay como cantidad de viajeros. En esta especie de guía voy a intentar compartir las claves que hicieron que Juan y yo pudiésemos viajar durante 18 meses con un presupuesto de U$D 7 por día entre los dos. La versión más gasolera/rasca/crota de mí (y no por eso poco feliz, mucho menos sucia) está por develarse. Así que si estás pensando en hacer un viaje de mochilero por Sudamérica, poné el agua para un té (yo no tomo mate), trae la libreta, y no te muevas de acá.

Algunos de los lugares a donde llegamos en este viaje

Algunos de los lugares a donde llegamos en este viaje

Por empezar, quiero aclarar que como toda guía escrita en un blog, la información pretende ser lo más objetiva posible, aunque no siempre lo logra. Sé que viajar a dedo no es para todo el mundo, así que incluí otras opciones también. No van a encontrar un choclo de números y precios, porque con la inflación que reina en buena parte de los países esta guía se desactualizaría muy rápido, aunque sí hay estimativos para que se den una idea. Acá vamos.

¿Cómo se hace para viajar por Sudamérica con U$D 7 diarios?

Normalmente, y sin importar el tipo de viaje que sea, el presupuesto se divide en tres elementos básicos: transporte, comida y alojamiento. La primera parte (salvo dentro de las ciudades) la resolvemos viajando a dedo. Incluso en países como Bolivia, donde los buses son muy baratos, nosotros elegimos extender el pulgar: no lo hacemos solamente por cuestiones económicas. La comida, en líneas generales, también es muy accesible. La mayor parte de los países cuenta con mercados donde por unos pocos dólares se puede comer rico y nutritivo (no es que vivimos a galletitas de agua con picadillo) o se puede comprar para cocinar. Y el alojamiento…bueno, para que se hagan una idea, en 545 días de viaje, solamente pagamos 20 noches de hostels. Además de usar Couchsurfing, acampamos mucho (y no, nunca terminamos durmiendo debajo de un puente). La suma de estos tres + algún extra (ya sea medicamento, entrada a museo, o antojo impostergable) nos dan un promedio de U$D 7 diarios de a dos. Es decir: no es que si para las 3 de la tarde nos gastamos esa plata el resto del día la pasamos a agua y sobras. Hay países que son más caros que otros, así que toca promediar.

1. Transporte: cómo viajar por Sudamérica

a. Autoestop

Si están pensando en animarse, sepan que viajar a dedo no es ni tan difícil ni tan peligroso como la gente pueda imaginar. En 18 meses, Juan y yo recorrimos 36.000 km. a punta de pulgar e, incluso, logramos llegar a Antártida. Hay veces que hace falta mucha paciencia, otras es una opción más rápida que el transporte público. Y si bien esta es una guía de presupuesto, más que por el ahorro, elegimos viajar a dedo porque nos permite conocer mucha gente, entender la cultura desde una perspectiva local, y lanzarnos a la aventura de lo desconocido. Así que si tienen ganas y buena voluntad, créanme, haciendo dedo se puede llegar a cualquier parte y con experiencias únicas como bonus track.

Esto nos frenó en Paraguay

Esto nos frenó en Paraguay

En Venezuela, rumbo a alguna playa

En Venezuela, rumbo a alguna playa

En Guyana también hicimos dedo

En Guyana también hicimos dedo

¿Se puede hacer dedo en todos los países? ¿Es igual de fácil?

Bueno, es difícil generalizar ya que las condiciones para hacer autoestop varían considerablemente de país en país. Si bien en todos la práctica de viajar a dedo es legal, en algunos, como Ecuador, Uruguay o la Guyana Francesa es mucho más normal y por ende la gente está más acostumbrada a frenar que en otros lugares, como Bolivia o Paraguay. En todos los casos, una buena presencia ayuda un montón. En países donde las distancias son muy largas, como Chile, Argentina o Brasil, los camioneros pueden ser los mejores aliados. Eso sí: compren buenos mapas. No pretendan que el conductor sepa de esa ruina perdida a la que ustedes quieren ir. Y siempre hay que estar preparados para mantener buenas conversaciones, ya que las distancias que recorren son muy extensas, y la curiosidad suele ser el principal motivo por el que los conductores frenan.

Los términos que se usan para referirse al autoestop son diferentes en cada país. (Hay que estar preparado también para explicar la idea y los motivos de viajar en autoestop). En Argentina y en la mayoría de los países del sur, la práctica se conoce como “hacer dedo”. En Brasil, la expresión correcta es “pegar uma carona”. En Perú, “tirar dedo”; en Ecuador “jalar dedo” y en Colombia “pedir chance”. Por último, en Venezuela, lo más correcto (aunque suene indecoroso) es “pedir la cola”.

¿Hay que pagar cuando se viaja a dedo?

Generalmente, nadie espera plata a cambio del viaje. Sin embargo, en Bolivia o algunas zonas de Perú, los taxis informales son muy frecuentes y es muy fácil caer en confusiones al no poder identificarlos. Casi siempre se trata de camiones con el cartel del destino hacia donde viajan o de autos viejos, de color blanco. Algunos llevan una calcomanía pequeña en el parabrisas con la señal de “taxi”, pero no siempre es así. Por ello siempre es mejor aclarar que no se lleva dinero antes de subir (o si se decide pagar, negociar el precio).

¿Se puede hacer dedo en Bolivia?

Sin lugar a dudas, Bolivia es el país donde viajar a dedo resulta más difícil, especialmente en la zona andina. Generalmente, los motivos sociales, económicos o de aventura que pueda tener uno escapan a la manera de ver el mundo de la cultura boliviana. Esto se traduce en muchas explicaciones, largas horas de espera y mucho tiempo perdido en negociar. Muchos se preguntarán por qué no pagar y ya, siendo que el peso boliviano no es de las monedas más caras. Nosotros tenemos nuestros motivos, y no tiene nada que ver con lo económico: cuando hay plata de por medio las relaciones cambian, y la experiencia se condiciona. Uno deja de ser un “amigo” y pasa a ser un “cliente” y nada es igual. Por eso, preferimos esperar.

 Si llegado este punto están pensando seriamente en hacer dedo, pueden leer estos consejos para hacer autoestop, que seguro les sacan más de una duda.

En la web Hitchwiki pueden encontrar datos país por país, e indicaciones sobre los mejores lugares para salir de las grandes ciudades.

 lectora_caminosSi quieren más inspiración, viajen y ayúdennos a viajar. “Caminos Invisibles – 36.000 km a dedo de Antártida a las Guyanas”, los espera. Contiene información e inspiración para recorrer el continente, ¡desde los caminos incas de Bolivia hasta las Playas del Caribe! No está en librerías: lo podés pedir desde nuestra Tienda Virtual y recibir por correo en todo el mundo. ¡Agradecemos de corazón cada consulta!

b. Recorrer Sudamérica en bus

(Para esto hace falta un poco más de plata)

Si bien casi no hay trenes para moverse, las redes de colectivos conectan todo y eso es genial: si no se animan a viajar a dedo, pueden hacer un muy buen viaje en colectivo.  Eso sí: es importante estar preparado porque las condiciones entre país y país y varían tremendamente. Mientras que en Argentina o Chile, por ejemplo, los buses son cómodos y hay estaciones terminales con infraestructura, en otros como Bolivia o Perú cada compañía tiene su estación terminal, y un “coche cama” puede ser una butaca recta con una frazada encima. A no quejarse, es parte de la aventura.

En Bolivia, una de las pocas veces que nos subimos a un colectivo, y casi terminamos barranca abajo. Nunca más.

En Bolivia, una de las pocas veces que nos subimos a un colectivo, y casi terminamos barranca abajo. Nunca más.

Ahora bien, ¿cuánto cuesta viajar por Sudamérica en bus? Bueno, eso depende de los tramos, de los países y de cómo quieran viajar. Acá les paso los precios de algunos tramos más frecuentes, para que se den una idea. Tengan en cuenta que estos precios son de julio de 2015, pero que pueden variar.

Uyuni ─ Potosí: 5hs. U$D 4,8

Potosí – Sucre: 3hs. U$D 3

La Paz ─ Copacabana: 3hs. U$D 3,5

Puno ─ Arequipa: 6 hs. U$D 6

Arequipa ─ Cusco: 10hs. U$D 10

Lima ─ Trujillo: 8 hs. U$D 12

Máncora ─ Cuenca (Ecuador): 9hs. U$D 20

Cuenca ─ Guayaquil: 4 hs. U$D 6

Guayaquil ─ Montañita: 4hs.     U$D 5,75

Guayaquil ─ Quito: 9hs. U$D 12

Popayán ─ Cali: 3hs. U$D 5

Armenia ─ Pereira: 1hs. U$D 4

Cali ─ Bogotá: 11hs. U$D 18

Medellín ─ Cartagena: 13hs. U$D 20

 Si quieren cuadros más detallados sobre cada país, pueden consultar el blog de mi amiga Lala. Los precios son de 2012, pero les pueden servir para orientarse.

 Para saber los precios de los buses dentro de Argentina, pueden consultar Plataforma10.

 Existe también un pase (antes funcionaba para extranjeros solamente, ahora sirve para locales también) que se llama SouthPass y es algo así como los pases de trenes que uno compra en Europa, pero en buses y acá. Uno paga por cantidad de tramos, y después elige los destinos, retira los pasajes y ya. Supongo que puede ser conveniente para distancias largas, o para alguien que no quiere lidiar con tener que ir a la terminal, y prefiere tener todo reservado. No sé si económicamente conviene y no conozco a nadie que lo haya usado (comentarios y experiencias, son bienvenidas). Supongo que antes de comprar, es mejor comparar precios pasaje por pasaje.

c. Aerolíneas low cost en Sudamérica

(Y no vengan con esa huevada de que los verdaderos mochileros no toman aviones).

Si hubiese aerolíneas low cost en Sudamérica al mismo nivel que en Europa, no sé si me la pasaría arriba de un avión, pero renegaría menos de vivir en el traste del mundo. Lamentablemente, la única compañía barata que existe está en Colombia. Al parecer hay dos compañías de bajo costo. Una es Viva Colombia, que tiene vuelos más económicos que el resto y conecta las principales ciudades de ese país. Para que los viajan con poco tiempo, puede ser una buena alternativa de ahorrarse las horas eternas surcando las montañas. La otra (gracias por el dato) es Sky Airlines, una compañía chilena que promocoina vuelos al mismo precio que los buses.

2. Comer en Sudamérica: ¡qué vivan los mercados!

Si usted es uno de esos pocos padres que andan rondando en la web y está preocupado porque si hijo/a se está por ir de viaje, puede quedarse tranquilo que de hambre no se va a morir. Comer en gran parte de Sudamérica es mucho más barato que comer en Argentina. Para que se den una idea, de los U$D 7 diarios, al menos U$D 5 se nos iban en comida. Eso sí, para que la billetera rinda, es necesario ser un poco selectivo con lo que se compra. En lugar de sentarnos en bares o cafés, siempre que fue posible compramos en el mercado, o en tiendas de barrio donde compraba la gente local. Y a medida que íbamos subiendo por el mapa, las frutas y las verduras se hacían más variadas y más baratas, por lo que además de económico comíamos bien.

Antes de conocerlo a Juan, él tenía un menú fijo que le funcionaba en casi todos lados: pan, queso, fiambre y a la bolsa. Como yo soy un poco más consciente en lo que a alimentación respecta, reemplazamos tanto fiambre por verduras, ensaladas y yogures.

Acá les paso precios de algunos menús típicos, muchos de los cuales dan para compartir. Son precios tomados del mercado, puestos callejeros o de comedores sencillos. Y recuerden siempre que cocinar a veces es mucho más barato.

Empanadas de queso o sopas paraguayas (Paraguay): U$D 1
Seco de pollo (Bolivia): U$D 1,75
Plato de papas rellenas (Bolivia. Lo más): U$D 0,40
Almuerzo completo (Perú): U$D 3
Arroz chaufa (Perú): U$D 2,4
Pollo con papa a la huancaína (Perú): U$D 2
Menú completo (Ecuador. Sopa + pollo o carne con arroz, frijoles + bebida): U$D 2
Plato de fritada ecuatoriana: U$D 1,5
Menú completo (Colombia): U$D 2
Arepa de queso (Colombia): U$D 1
Arepa reina (Venezuela): U$D 2
Presa de pollo con ensalada o arroz (Venezuela): U$D 1,2
Fideos picantes (Surinam): U$D 2,5

3. Lo que cuesta dormir

Para poder mantener el presupuesto mochilero por debajo de las dos cifras, es imprescindible no pagar para dormir.

En Gobernador Gregores, Argentina, nos dejaron pasar la noche en un salón de fiestas infantiles. Acá estoy durmiendo en mi castillo (inflable, desinflado)

En Gobernador Gregores, Argentina, nos dejaron pasar la noche en un salón de fiestas infantiles. Acá estoy durmiendo en mi castillo (inflable, desinflado)

En San Sebastián, Chile, les pedimos a los Carabineros un lugar para acampar, y nos dejaron dormir en una de sus casas vacías.

En San Sebastián, Chile, les pedimos a los Carabineros un lugar para acampar, y nos dejaron dormir en una de sus casas vacías.

Gracias a Internet y a las redes sociales, hoy en día es mucho más fácil coordinar eso de antemano, pero para nuestra sorpresa, la mayoría de las veces el alojamiento surgió de forma espontánea y no gracias a la web. De todas maneras, estas son las opciones:

a. Couchsurfing

La gratuidad no es el principal motivo para ser miembros, pero se ahorra bastante (además de la comodidad de poder cocinar). Lo usamos mucho, pero hay países como Bolivia o Perú en donde la mayoría de las respuestas vienen de gringos expatriados: cuesta más que los locales respondan.

b. Camping

La carpa es un elemento fundamental para nosotros. La usamos muchísimo. Además de permitirnos adentrarnos en paisajes que no siempre están poblados, nos da la garantía de que si llueve o pasa algo, tenemos la casa a cuestas. Es muy difícil encontrar un camping como tal más allá de Argentina, Chile o Uruguay. La mayoría de las veces terminábamos pidiendo permiso en escuelas, patios, etc. lo que llevaba a que más de una vez nos invitaran espontáneamente. Por cuestiones de seguridad nunca acampamos en playas o en lugares expuestos, y por eso nunca tuvimos ningún robo o experiencias malas.

c. Hostels

Como comenté antes, los usamos muy pocas veces. Viajando de a dos es posible encontrar habitaciones dobles en hoteles más modestos al mismo precio que dos dormis en hostels más pro. De cualquier manera, una cama ronda los U$D 8 la noche. Tomen U$D 10 como referente, para hacerse una idea. Y sepan que en el lugar siempre se pueden encontrar mejores tarifas que las que publican los sitios web de reservas.

4. Extras

En nuestro presupuesto de U$D 7 no están contempladas las excursiones más típicas del continente, muchas ya las habíamos hecho antes, preferimos no repetirlas. Sí pagamos para Parques Nacionales y museos, pero no hubo ninguna tarifa desorbitada. Para poder calcular con más exactitud, lo mejor es tener una noción de los precios. Acá les dejo las tarifas de algunas excursiones imperdibles en Sudamérica. Tengan en cuenta que con carné de estudiante algunos precios se reducen, y que si viajan en grupo algunas tarifas se pueden negociar.

Navegación por el Canal de Beagle (Argentina): U$D 40
Entrada al Parque Nacional Los Glaciares (Argentina): U$D 18
Excursión completa al Salar de Uyuni, 4 días/ 3 noches (Bolivia): U$D 100
Boleto turístico Cusco (Perú): U$D 40
Machu Picchu opción mochilera (Perú): U$D 90 (U$D 15 el recorrido + U$D 75 la entrada)
Excursión a Machu Picchu en tren (Perú): U$D 315 aproximadamente
Sobrevolar las líneas de Nazca (Perú): U$D 130
Entrada al Parque Mitad del Mundo: U$D 7
Excursión al Parque Tayrona (Colombia): U$D 15
Excursión a Canaima y Salto del Ángel – 2 noches (Venezuela): U$D 250

5. Otros links que pueden interesarte

Si vas a empezar tu aventura por la ciudad del Fin del Mundo

Si querés viajar a Cusco y al valle Sagrado

Si vas a viajar a Ecuador

Si querés animarte y recorrer las Guyanas

Si querés organizar un viaje y no sabés por dónde empezar

 Si no sabés qué mochila te conviene comprar

Si sos una viajera solay no sabés que meter en la mochilay querés animarte a viajar a dedo pero te da miedo.

Si necesitás un seguro médico para tu próximo viaje

Gracias por viajar conmigo. Espero que estos consejos de presupuesto mochilero para viaja por Sudamérica les hayan sido útiles. Si quieren agregar/corregir o preguntar algo, ¡comenten!

Share on Pinterest
Comparte con tus amigos










Enviar

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

297 ComentariosDejar un comentario

  • Lau, te dejo el dato de que en Chile la aerolínea Sky está sacando pasajes low cost, empezó hace poco por lo que están probando sólo con vuelos nacionales, saludos! y como siempre un excelente post 🙂

  • Muy buena lectura para hoy. Lau, que modelo de cámara llevaban en ese recorrido? No se porqué me está preocupando el asunto de la cámara….jajaja…….

    Pura Vida!!!

    • Hola Faru!

      Te vas a reir, pero durante todo el viaje por Sudamérica no llevamos más que una Lumix TZ10 (un sé siquiera si ese modelo existe todavía, creo que no). La reflex la compramos a la vuelta recién, que es la que usamos ahora: una Nikon D90, con un fijo de 35mm y un 18-105 mm. Obvio que hubiésemos sacado mejores fotos, pero a veces extraño la liviandad/comodidad de andar con una cámara que no pesa nada y que no vale nada…

      Un saludo y buen viaje!

  • saludos hermanos. yo estoy a punto de lanzarme al camino. estuve a punto de irme hace 3 años pero por enfermedad terminal de hermana me freno. solo me falta la decision final, de recorrer sudamerica, venezuela la conoci asi. les agradezco sus post´s y espero seguir en contacto

  • Muy buen Post Laura! Sirve de envión, con mi hermana se nos cruzó querer arrancar esté verano con la mochila. Ojala podamos sumar tantos kilómetros y experiencias como enumeras! Un abrazo!

  • hola buena onda el blog, por lo poco que vi de sus fotos de la carpa no tiene cobertor (es decir la lona secundaria que va arriba de la carpa para aislar la lluvia) yo dentro de muy poco salgo a las rutas a casi el mismo viaje q uds… y estoy en dilema con la carpa jaja yo tengo muy parecida a la suya, que onda las lluvias? 😛 grax

    • Hola Fede! Mirá, no me había dado cuenta del detalle de las fotos. En realidad sí tiene cobertor, es el que aparece en la primera imagen, y es fundamental. (Creo que en las otras fotos no aparece o porque hacía muchísimo calor, o porque estábamos bajo techo). Lo cierto es que además de protegerte de la lluvia, el cobertor te aisla bastante del frío. Fijate que el de tu carpa tenga las costuras impermeables y sino se lo podés hacer vos comprando una cinta que viene y pegándosela con una plancha. Podés preguntar en casas de camping.

      Un abrazo!

  • Gente: No voy a hacer ningún aporte a vuestros valiosos comentarios, simplemente quiero darles las gracias por la claridad, la objetividad y la utilidad de sus publicaciones, amo viajar, conocer lugares, personas y culturas, y sus aportes son una extraordinaria ayuda al momento de tomar la decisión de salir a la ruta. GRACIAS!!!

  • Mi esposo (chileno magallanico) y yo (mexicana), recién casados, estamos animados en viajar de dedo de México a la Patagonia. Excelente post, nos anima y da el valor para dejar miedos atrás y vivir!, compartir realidades de otras culturas, personas, familias. Saludos 🙂

  • Muy lindo post, Lau. Gracias!!! Así como opción gasolera e interesante también está descubrir distancias con la archiconocida Bici, mientras uno se mantenga lejos de las ciudades, ¿qué opinás? ¿tenés referencias de otros viajeros con esa modalidad? ¿es viable o sólo de a tramos?

    Vengo pensando desde hace un tiempito esa opción, recabando info, pero el tema seguridad del ciclista en los caminos me parece delicadísimo, mucho más que el nivel de entrenamiento, que se puede ir logrando en el día a día (mientras en caminos desolados circulan como hormigas de todo origen y variedad sin mayores inconvenientes, cada dos por tres atortillan a ciclistas con miles de kilómetros encima al amanecer/atardecer cerca de los centros urbanos con lo cual hay que tomarse en serio el tema prevención, pero es una hermosa alternativa).

  • Buenisimo! Desde ya preparando mi viaje por el cono sur, sin duda esta informacion me cayo de lo mejor!
    Los admiro mucho muchachos! Sigan asi con esa buena vibra que es tan contagiosa! 😉
    Saludos!

    Pura vidaa!

Leave a Reply

Tu email no será publicado.