Las referencias que tenía eran malas: que no hay nada para ver, que Tirana es la ciudad más aburrida del mundo, que no vale la pena. Creo que hay una expectativa generalizada en términos viajeros en lo que respecta a ciudades capitales. Supongo que la gente llega esperando ver grandiosidades arquitectónicas, edificios deslumbrantes, movimiento callejero, vida nocturna y la mejor infraestructura del país. Y sí, bajo esos parámetros -especialmente si se la compara con el resto de las capitales de Europa-, Tirana no es espectacular, no deslumbra ni enamora a primera vista. No sé si es porque a mí las grandes urbes me dan igual, o porque nos tocó visitar Tirana con un clima primaveral increíble, pero hubo algo que me atrapó desde el comienzo.

plaza skanderbeg tirana

Tirana es una capital que no parece capital (en eso me hizo acordar mucho a Asunción del Praguay). No hay ínfulas de París, ni aires de nobleza, ni una atmósfera vibrante que se estampe en el corazón de un solo saque. Es como si sus pretensiones estuvieran durmiendo la siesta, y uno puede caminar de acá para allá sin agobiarse con ese aura de poder que suelen tener otras capitales del mundo. Por ser así de modesta, muchos viajeros pasan por Tirana sólo para quejarse del tránsito y de la escasa vida nocturna y tacharla de la lista. Nosotros nos quedamos cinco días deambulando por los bulevares que supieron ver la dureza de uno de los regímenes comunistas más herméticos del mundo, descubriendo esos tesoros semiocultos y, también, quejándonos del tránsito. En esta lista, un no-tan-breve resumen de las cosas que hay que experimentar en la capital de Albania, los monumentos que no hay que perderse y un poco de historia para entender por qué Tirana es uno de esos lugares que sí valen la pena visitar en cualquier viaje por los Balcanes.

Plaza de Skanderbeg

La historia de Albania tiene, básicamente, dos personajes principales sobre los que giran todos los eventos importantes del país: Skanderbeg y Enver Hoxha. El primero es el héroe nacional, coronado con semejante título por luchar contra el Imperio Turco Otomano. Durante los años 1444 a 1466, Skanderbeg impidió 13 invasiones turcas (lo cual es muy loable, si consideramos el tamaño de Albania). Pocos años después de su muerte, en 1468, los turcos vencieron y lograron tomar el país, que estuvo bajo el dominio otomano hasta comienzos del siglo XX. Su resistencia es considerada el ejemplo más honorable de nacionalismo. Hoy, casi seiscientos años después de su muerte, la historia se ha mezclado tanto con la fantasía (un poco por el placer popular de endiosar a sus próceres, otro poco por la conveniencia de los propios gobiernos de adaptar la historia a sus intereses) que es difícil saber qué es real, qué es mas o menos cierto y qué es una total ilusión. Lo que sí es cierto es que Skanderbeg es la figurita repetida que aparece montada a todos los caballos de bronce (siempre gigantescos, por cierto) de todas las plazas y esquinas de Albania. “Skanderbeg, el gran guerrero”, es una película de 1953 que cuenta y ensalsa la vida del prócer y que, con un poco de atención y de zapping, se puede ver en cualquier viaje a Albania: la pasan a toda hora, sobre todo los fines de semana. Es muy probable que si la enganchan en la tele, el anfitrión de turno les cuente, enorgullecido, que esa peli ganó un Oscar. No se lo digan, pero eso no es cierto: aunque el film ganó un premio en el Festival de Cannes de ese año, nunca llegó a la alfombra roja de Hollywood. El motivo por el cual la película más transmitida del cine albanés es de hace más de cincuenta años, no es la falta de producción artística, sino responsabilidad del segundo personaje…

skanderbeg

Enver Hoxha fue un líder comunista que gobernó Albania entre 1944 y 1985. Lo particular de su gobierno fue su autoritarismo y su aislamiento extremo. El Sr. Hoxha estaba convencido de que la única manera de salir adelante era apegándose a lo que él mismo llamo “un marxismo-leninismo anti revisionista”. Tras la muerte de Stalin, Hoxha rompió relaciones con Yugoslavia y con la Unión Soviética por considerarlos regímenes demasiado flexibles. Cuando en 1978, el Camarada Enver, se alejó completamente de China, su único aliado en pie, Albania quedó sumida en un aislamiento completo. Los libros de historia empezarán diciendo que con la llegada del comunismo al poder, el país experimentó mejoras de todo tipo, desde alfabetización, inversión industrial y salud, hasta el autoabastecimiento alimentario, garantizado por la colectivización de las tierras. No me voy a pelear con los libros de historia, pero lo que sí puedo decirles es que la primer palabra que a los albaneses se les viene a la boca cuando preguntamos por Hoxha es “katastrof”. Todos recuerdan los desaparecidos en tiempos de dictadura, las hambrunas, la represión y, sobre todo, la paranoia que consumió a este dictador (en sus últimas épocas estaba convencido de que Estados Unidos iba a invadir el país, y mandó a construir más de 750.000 bunkers a lo largo de toda Albania). Por tal motivo, toda la producción cinematográfica de la era comunista está tácitamente vedada: nadie quiere transmitir películas que engrandezcan al dictador depuesto, y nadie quiere realmente verlas (aunque he leído muy buenas críticas).

* Podés leer una entrevista que Juan les hizo a los ex líderes del Partido en este enlace

Dicho esto, el punto de partida de cualquier tour por Tirana no puede ser sino la plaza de Skanderbeg, el centro neurálgico del país, alrededor del cual se encuentran los edificios más importantes de la ciudad capital: el Teatro de la Ópera, el Museo de Historia Nacional de Albania, algunos edificios gubernamentales y la Mezquita de Et’hem Bey. Al sur de la plaza (que es mucho más hermosa en primavera o en verano) está la infaltable estatua del héroe montado a caballo. Durante épocas comunistas, en este lugar solía haber dos estatuas más: una de Enver Hoxha y otra de Stalin. La primera fue derribada por miles de manifestantes durante la caída del comunismo en 1991. A la segunda le cortaron la cabeza y estuvo acéfala durante un buen tiempo, hasta que el nuevo gobierno democrático decidió quitarla definitivamente.

Foto por Michel Setboun/Corbis

Así se veía la estatua de Hoxxa… Foto por Michel Setboun/Corbis

Fuente: Diario El País

…antes de que la bajaran entre todos. Fuente: Diario El País

De esta plaza parte el Bulevar Dëshmorët e Kombit, uno de los ejes viales más importantes de la ciudad. Construido por los italianos durante la ocupación a Albania, el bulevar conduce hasta La Pirámide, otro de los íconos.

Mezquita Et´hem Bey

Puede que desde la imponente estatua de Skanderbeg, la mezquita pase completamente desapercibida. Sin embargo, este pequeño edificio tuvo un rol clave durante las revueltas que terminaron con la caída de la República Popular de Albania. Durante el régimen comunista, más de dos mil mezquitas e iglesias fueron cerradas y muchas de ellas destruidas (por esa razón es que Berat, la ciudad de mi post anterior, se considera una ciudad museo). La religión y el culto estaban totalmente prohibidos durante el comunismo, por considerarlos una distracción. Pero en el año 1991, más de diez mil personas entraron a la Mezquita de Et´hem Bey a la fuerza, y comenzaron a orar. Este hecho fue histórico, la fuerza policial no pudo detener a la muchedumbre, y la presión que significó fue crucial para la caída del régimen.

Además de ser la protagonista de tamaño evento, la mezquita es uno de los edificios más antiguos de Tirana, y fue salvada de la destrucción por ser considerada un monumentos histórico.

mezquita_tirana

Junto a la mezquita de encuentra otro de los emblemas de la plaza: la Torre del Reloj. Algunas guías sugieren que es posible subir a la cima por unos pocos leks y tener una vista panorámica. Durante nuestra visita no la vimos abierta ni una sola vez.

Museo Nacional de Historia de Albania

A pocos metros de la plaza y reconocible por el mural de su fachada, se encuentra el Museo Nacional de Historia de Albania. La imagen, construida en mosaicos, muestra la evolución victoriosa de la nación, desde la tribu Iliria, hasta los participantes de la revolución comunista, a mediados del SXX.

museo_historia_albania

Además de ser el museo más grande del país, este edificio contiene una colección muy amplia de arqueología, una réplica de la espada de Skanderbeg, y un piso entero dedicado a la época comunista. La entrada cuesta poco menos de 2 euros peeeero…todas las explicaciones están en albanés, por lo que para entender un poco vale la pena contratar un guía (el precio es de 4 euros aprox. y el tour se puede tomar en inglés o en italiano).

Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Albania

Con ese nombre tan peculiar, no me queda más que dar un poco de explicaciones. “Autocéfala” significa que el obispo de esa iglesia no responde a ninguna autoridad superior. Esta iglesia ortodoxa, que se encuentra a pocos metros de la plaza, fue una de las que sufrieron la campaña ateísta de Hoxha. Desde el regreso de la democracia la iglesia fue reconstruida. Para mí, que no estoy muy habituada a este tipo de iglesias, el interior me pareció de una simpleza preciosa.

iglesia_ortodoxa_tirana

iglesia_ortodoxa_albania

Sacarse una selfie en La Pirámide

Tengo que confesar que, aunque entiendo perfectamente los motivos, me sentí un poco decepcionada de no encontrar ningún vestigio explícito de la época comunista. Casi todo estaba en ruinas o ya había sido desmantelado, y sin ninguna estatua a la vista, me costaba un poco imaginarme el hermetismo y los aires que se respirarían por aquí en los tiempos de Enver. Pero no todo estaba perdido… Siguiendo el Bulevar Dëshmorët e Kombit desde la Plaza Skanderbeg se llega a La Pirámide, un mausoleo construido en el año 1988 por Pranvera Hoxha, la hija del líder. La idea de esta mujer era honrar a su padre, sepultarlo como si estuviera en El Cairo y construir un museo dedicado a la grandeza de la República Popular de Albania. Sin importar la voluntad popular (mucho menos el buen gusto), La Pirámide es una de las construcciones más caras en la historia de Albania. Después de la caída del comunismo en 1991, el edificio fue convertido en Centro de Convenciones, y poco tiempo después en “La Momia”, una discoteca muy popular. En la actualidad, la construcción de mármol, concreto y vidrio, se encuentra totalmente abandonada, y es un punto de encuentro de adolescentes, que juegan a ver quién se trepa más alto y se hace la selfie más cool. (Se revuelve Enver desde su tumba). En los últimos años hubo varios intentos de demoler la construcción, pero siempre se juntan la cantidad de firmas necesarias para frenar el proceso. Hasta ahí llega cualquier iniciativa…

Así era cuando se inauguró. Fuente: Diario El País

Así era cuando se inauguró. Fuente: Diario El País

Fuente: Diario El País

Fuente: Diario El País

piramide_tirana

Así es como se ve ahora…

Dale Enver, que esta va pa´l Face!

Dale Enver, que esta va pa´l Face!

Recorrer el Blloku (y sentarse en cualquiera de sus cafecitos mononos)

Durante la época comunista, la zona del Blloku era residencia exclusiva de los miembros del Partido Comunista. Aquí vivía Enver Hoxha con su familia, aquí operaban algunas fábricas y desde estas calles se dirigía el futuro del país. Los ciudadanos corrientes tenían prohibido el acceso. Por eso fue tal la sorpresa de la gente cuando, al caer el régimen y entrar por primera vez a ésta área, vieron el “lujo” con el que vivían los miembros del partido que profesa la igualdad entre los ciudadanos. A modo de venganza sutil contra la historia, hoy el Blloku es el barrio mas chic de Tirana, donde proliferan cafés, bares y restaurantes cuya decoración y buen gusto no tienen nada que envidiarle a ninguna otra ciudad. Y acá voy a hacer una pausa, para contarles otra curiosidad. Por empezar, nunca había visto tantos cafés por cuadra como en Tirana. Uno va caminando por la vereda y, mínimo, tres o cuatro barcitos, con unos sillones divinos, una atmósfera súper cálida, y una decoración que es una invitación continua. En serio, es para perderse. Entonces vino otra duda, cuando me di cuenta de que esos barcitos estaban siempre llenos. Más allá de lo llamativo que es que en la mayoría de las mesas siempre hay hombres (a lo sumo parejas, pero muy pocas veces mesas de mujeres solas), no me entraba en la cabeza que el segundo país más pobre de Europa tuviera tanta vida social. Fue un mozo el que me sacó de la duda: la mezcla de desempleo y de libertad repentina, convirtió a los bares en el centro de socialización por excelencia. “En vez de usar Facebook, la gente viene acá”. A veces se piden un café, o una botella de agua y se quedan todo el día charlando. Sigo sin entender muy bien cómo se sostienen estos bolichitos que, además, no venden otra cosa que bebidas.

bunker_tirana

inside_bunker

Bonus Track: si están paseando por Blloku no dejen de meterse dentro del búnker desde el cuál se custodiaba la residencia presidencial, y de pasar por el frente de dicha casa. Entre casa y terreno ocupan casi una manzana, pero no es la gran cosa. Hoy el edificio está vacío, pero hay guardias de seguridad que lo vigilan de manera continua.

Renegar del tránsito

Es un cliché, pero es imposible resistirse. He visto gente manejar muy pero muy mal por la vida, pero los albaneses se llevan el premio. No hay semáforos, no hay leyes, no hay nada. Cruzar se traduce en correr y rezar, y el peatón, créanme, es un sobreviviente. Pero no vamos a caratular a los albaneses de brutos: esta ley de la selva tiene una razón de ser. Y es que durante la época comunista, los únicos que tenían autos en el país eran los miembros del partido. Se calcula que habían menos de 500 autos en todo el país. Con el advenimiento del capitalismo y una invasión de autos usados de Europa, todo el mundo empezó a manejar. Pero que se entienda, no es que hicieron el curso, sacaron el carné, se compraron el auto y salieron andando. No. La cosa fue más o menos de la misma manera en que uno aprende a andar en bicicleta: se compraron el vehículo, se subieron, se pegaron un par de porrazos y salieron andando. No había tal cosa como registro de conducir, ni autoridad que lo emitiera. Aunque la cosa está más ordenada ahora, la manía de andar como locos y de hacer lo que a cada uno le parezca sigue vigente, así que corran (y si es por la senda peatonal, mejor).

Esto, sinceramente, me deja sin palabras. Haaarmosas las macetas, divinas las flores, pero...estás seguro que el mejor lugar es justo bien adelante del semáforo, de la señal de camiones, y del horario de estacionamiento? Sí? De verdad?

Esto, sinceramente, me deja sin palabras. Haaarmosas las macetas, divinas las flores, pero…estás seguro que el mejor lugar es justo bien adelante del semáforo, de la señal de camiones, y del horario de estacionamiento? Sí? De verdad?

Buscar las estatuas escondidas

“I don’t get what you both have with statues…”, (“No entiendo que les pasa a ustedes con las estatuas”), nos dijo el co-couchsurfer checo con el que compartíamos habitación. Y es que Juan y yo habíamos oído que en algún lugar de Albania una viejita tenía guardada en su granero una de las últimas estatuas de Hoxha y queríamos ir a visitarla. Nunca supimos si es que el checo no sabía dónde estaba parado o si nosotros dos somos dos enfermos de algunos detalles…el caso es que mientras preparábamos el viaje en busca de la vieja, nos enteramos de que en fondo del Museo de Bellas Artes estaban algunas de las estatuas que la gente se había encargado de destronar. Hacia allá fuimos. Primero, saltando alambrados y metiéndonos por un baldío que colindaba con el patio del museo. Después, cuando los alambres de púa nos complicaron la cosa, por derecha, a ver si el señor de guardia se copaba y nos dejaba pasar igual. No tuvimos la suerte de tener un sí inmediato (aunque se la jugó y miró para el otro lado cuando hacíamos las fotos).

estatuas_comunistas

Relajarse (and take it easy)

No se puede ir por la vida exprimiendo ciudades o exigiéndole a cada destino que sea perfecto, que enamore, que sea único, que encandile o que nos mate de amor. Hay que poner un poco de uno para encontrarle el encanto a las cosas (y hay que leer un poco antes de ir a cada lado). Si van a Tirana, paseen, busquen, escuchen (aunque no entiendan) y disfruten. Piensen que hasta hace no tantos años llegar hasta acá era tarea imposible (porque si lograbas pasar y te pescaban, eras acusado de espía y no contabas la historia). Así que no vayan con muchas pretensiones, que de por sí, ya el hecho de poder sentarse en un café, trepar cercos para chusmear estatuas o sacarse una linda foto frente a un mausoleo en ruinas, no es poca cosa.

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

15 ComentariosDejar un comentario

  • Hola! Primero te queria felicitar y, por supuesto, dar las gracias por el blog. La verdad es que es re lindo y util. Muchas veces me he perdido leyendo sobre tus viajes. Dicho esto, hay algunas preguntas que me gustaria hacerte: soy de Argentina y mi idea es ir a Albania en agosto (que me intereso mucho a partir de tu articulo y que obviamente no conozco). Pero no me gustaria solo conocer Albania. Me gustaria por ejemplo ir hacia el sur y conocer Grecia o hacia el norte y pasar por Montenegro para llegar a Croacia (Duvrovnik especialmente). Sin tener en cuenta los pasajes de avion, tengo 1000 euros para gastar en destino y necesito que me des algunos consejos: ¿que y cuanto puedo hacer con 1000 euros? ¿Es irreal pretender hacer un viaje teniendo solo 1000 euros? Teniendo en cuenta que me gustaria dormir en hostel aunque sea el mas precario y barato (no me gusta la carpa) y que prefiero viajar en bus mas que hacer dedo (aunque tampoco seria un gran problema hacer dedo) y tampoco me jode comer cualquier cosa en la calle o cocinarme en el hostel. ¿En termino de precios es verdad que me conviene mucho mas ir hacia el norte a paises como Montenegro y Croacia que ir a Grecia? (se que esto depende mucho de mis expectativas y de lo que yo quiera conocer, pero puntualmente me gustaria saber “en terminos monetarios” porque segun tengo entendido paises como Albania, Montenegro e incluso Portugal son muy baratos en terminos generales, y sinceramente prefiero estar la mayor cantidad de dias posibles que conocer paises como Noruega, Suecia y Finlandia que probablemente sean mas costos). Desde ya te agradezco tu respuesta y segui escribiendo que me encanta saber sobre tus viajes. Saludos.

    • Hola Ale,

      Albania es el país más barato de Europa del Este. No tiene las comodidades de Grecia ni de Croacia, pero lo compensa en autenticidad. No sé cuánto tiempo pensás ir, pero yo creo que mil euros para hacer ese viaje, de manera modesta, está más que bien. No viajé por los otros países que mencionás, pero para que lo tengas en cuenta, puedo recomendarte Bulgaria: es precioso, y es bastante accesible en cuanto a precios.

      Te mando un saludo y animate, te va a encantar!

  • Excelente Laura, en Junio y julio voy a transitar Albania. Tengo algunos contactos soy argentino y estudié los balcanes. Gracias por tu blog, es muy poetico. Un abrazo darío

  • Laura, excelente comunicación con viajeros del mundo…, a propósito, salgo en octubre desde Skopje hacia Tirana en bus, hasta ahora no tengo idea como conseguir los billetes ni dónde, tal vez conozcas estos datos? Te agradeceré

    • Hola Consuelo! No tengo data precisa porque nosotros viajamos siempre en autoestop. De todas maneras, Skopje es una ciudad relativamente chica, así que no te va a costar encontrar el lugar de dónde salir. Los boletos se suelen comprar en el momento, por lo que tengo entendido. Saludos, y que disfrutes Albania!

  • Hola. Me quede en la parte que decis q no hay mujeres solas en los bares. Tengo pensado ir a Albania y como cualquier hombre tengo la idea de conocer chicas, mas las albanesas que por lo q vi son impactantes. Eso se hace complicado ? Sabes algo sobre la vida nocturna alla ?

    Te agradecería tus datos. Excelente el post.

    • La verdad es que no sé qué decirte…no sé si son países para ir de levante. Es un país de mayoría islámica, conuna cultura totalmente diferente, y hay códigos que cambian mucho, especialmente para las mujeres locales. (Empezando que por lo visto, el concepto de bares que tenés en mente es totalmente distinto al concepto de bares del que hablo en el post, y que encontré en el país). Teniendo tantas cosas lindas Albania para ir a ver, tan diferentes y tan interesantes, lo último que me interesó ver fue la vida nocturna. No cuentes conmigo para esos datos. Un saludo!

  • Me encantó tu blog; claro, con lo justo de datos históricos que son una invitación para seguir investigando y con calidez y respeto hacia su gente. En junio estaremos con mi esposo de viaje y visitaremos Albania y tendré en cuenta tus recomendaciones. Muchas gracias.

  • Hola Laura. Muy bueno tu comentario sobre Albania. Estoy en Dubrovnik y mañana parto para Kosor en bus y desde allí viajaré a Tirana en bici. Quería saber tus recomendaciones sobre rutas que seguiste. Hay dos alternativas, por la costa o yendo a Shcol y llegar por el centro.
    Agradeceré tu cooperación. Soy argentino de Mendoza. Roberto

Leave a Reply

Tu email no será publicado.