Hace exactamente cinco años —un feriado lluvioso igual que hoy— nacía Los Viajes de Nena. Me parece increíble que haya pasado tanto tiempo, y que a la vez haya pasado tanto durante ese tiempo.

Como muchas de las buenas cosas de esta vida, mi blog nació casi de manera accidental. Lo empecé escribiendo para mí, como una suerte de diario-de-viajes-catarsis-personal. Y de a poco fue creciendo, a veces sin que yo me diera cuenta. No me imaginé jamás que se convertiría en lo que finalmente es hoy. Por eso, para este quinto “cumpleblogaños” decidí hacer una lista de las cinco mejores cosas que viví gracias al blog. Porque así como no me molesta decir que Los Viajes de Nena vio la luz de pura casualidad, tampoco me da vergüenza decir, con toda sinceridad, que no puedo imaginarme sin el blog. Les dejo entonces este Top Five, y feliz aniversario.

cumpleaños de blog

 1- Empecé a hacer lo que me hace feliz 

Primero fue una confesión, después un diario de viajes on line, más tarde una vía de escape. La excusa siempre era “contar cómo me fue, ayudar a otros viajeros”, pero la verdad es que muchas veces me terminaba ayudando a mí misma. Como no tenía a nadie que me dijera bien claro todo aquello que yo quería escuchar, lo empecé a escribir. Leído desde una pantalla las palabras no parecían tan mías, y tenían más efecto.

Mi sueño siempre había sido viajar y escribir. Lo primero no era tan inalcanzable, dependía de mí misma. Lo segundo, no salía del plano de mi utopía. ¿Quién me iba a leer? Si yo no sabía si sabía escribir. ¿Quién me iba a ayudar a conseguir trabajo de esto? Si yo no tenía contactos, y nunca había terminado la carrera de comunicación. Pero empecé lo mismo, sin expectativas, sin nada más que mi propio amor por escribir. De a poco empezaron a llegar mails, el número de lectores fue creciendo. Empecé a mejorar mis post, aprendí a editar fotos. Un día mandé mails a muchas revistas de viajes, ofreciendo mis textos. No tenía experiencia, pero tenía un blog. Cuando mi primer nota fue publicada, brindé por Los Viajes de Nena. Sin lugar a dudas, mi blog fue ese eslabón fundamental para unir mis dos pasiones. Quién lo hubiera sabido…

Teotihuacán

En Teotihuacán, México. Este viaje fue el que me impulsó a empezar con el blog.

Para seguir ilustrando este ítem (como no tengo, muy a mi pesar, fotos de cómo se veía mi blog por aquél entonces), les dejo este video. Es muy probable que lo hayan visto, pero yo no me canso. Y en definitiva, lo que estoy haciendo en este post, es conectar un poco los puntos hacia atrás…

“Nena Abandonadora” fue mi primer primerísimo post publicado, hace exactamente cinco años. No hay nada editado. Si siguen buceando en los post viejos van a encontrar una escritura más desprolija, post sin fotos, fotos chicas, mucha informalidad, algún que otro desamor, puteadas a Buenos Aires, entre tantas cosas más. Todo sigue allí a propósito, como un testimonio del cambio. Esa que escribía es otra Laura que la que hoy escribe, pero es igual de viajera y de soñadora que yo.

 Y este es otro video (un poco más largo) en donde Juan y yo contamos por qué bloggeamos y viajamos. Yo empiezo a hablar más o menos a la mitad.

2- Lo conocí a Juan

 ¿Nunca se pusieron a pensar qué habría sido de sus vidas si…? Bueno, antes de sentarme a escribir este post, me puse a pensar qué hubiera sido de mi vida si ese 12 de octubre de 2008 no hubiese llovido en Rosario, si no hubiese estado sola y aburrida, si no me hubiese animado a compartir mis textos. Mis sentimientos de aquel entonces quedan poco más que desactualizados hoy en día: si uno sube algo a internet, es OBVIO que alguien más lo va a ver. Hace cinco años Internet no era lo que es ahora y yo, he de reconocerlo, era mucho más naif. Me parecía que subir mis textos al blog era como largarlos a un limbo mágico, intangible, donde podrían buscar su propio camino sin que yo me enterase. Una romántica de primera.

Historias de amor Cartagena

Pero volviendo a la pregunta inicial, ¿qué hubiera pasado si nunca hubiese abierto el blog? Muchas cosas, seguramente, pero lo primero que se me viene a la cabeza es: no lo hubiera conocido a Juan. Para los caídos del catre —o aterrizados recientemente en el blog— mi flaco y yo nos conocimos gracias a que yo le mandé un mail, después de haber comprado su libro, después de que alguien me dejase un comentario en el blog recomendándomelo. Un lector anónimo sin aspiraciones a Cupido que, definitiva e indiscutiblemente, marcó el rumbo de mi vida. La historia de nuestra historia de amor la podés leer acá y acá (y va a estar mucho mejor contada en el próximo libro, pero eso ya es el punto 5).

3- Viajé a la Antártida

Entonces, lo conocí a Juan, decidimos irnos a dar la vuelta al mundo a dedo y empezamos por Patagonia. Llegamos a Ushuaia. Nos antojamos de Antártida. El arma letal de convencimiento, sin lugar a duda, fue “Vagabundeando en el Eje del Mal”, el libro de Juan. Pero yo se que Los Viajes de Nena y su troup de lectores aportaron su granito de arena.

Base Brown Antártida Argentina

Dos años después de aquel clic inicial, mi blog me llevó hasta el mismísimo fin del mundo. Salud! (Si querés leer las crónicas de Antártida podés hacer clic acá. Y si querés leer específicamente el capítulo del día en que nos dicen que sí tras batallas legales, ballenas asesinas y blogs heroicos (?) podés hacer clic en este enlace). Y ya me dejo de dar opciones porque sino esto va a parecer un libro de “Elige tu propia aventura”.

4- Conocí mucha gente linda

Lectores, fotógrafos, viajeros, bloggers. El mundo se me hizo un lugar mucho más chico desde que empecé a trabajar en el blog, y eso me ha dado muchas alegrías. He conocido gente increíble, he recibido mucha ayuda y he podido estrechar lazos que superaron ampliamente la esfera del monitor. Incluso, tengo hasta una colección de postales gracias a muchos lectores y viajeros que se coparon con mi capricho. Hoy por hoy sé que puedo decir “Hey, mañana salgo para México” y alguien va a estar allí para compartir unas quesadillas conmigo. Por si todo esto fuera poco he podido, incluso, viajar con algunos de ellos.

viajar con Aniko Villalba

Galli love!

5- Escribí mi primer libro

Siempre había soñado con ser escritora. Desde chica, cuando leía los cuentos de ¡Socorro! escondida bajo las sábanas. Yo quería ser como Elsa Bornemann o como R.L Stine y escribir las mejores historias de terror de todo el mundo. Podía pasarme horas (y cuando digo horas no exagero) jugando con la máquina de escribir, o con la nariz metida en algún libro.

Yo me hice grande y el sueño se volvió chiquito, pero siguió ahí. Cinco años más tarde de aquella tarde en que apreté el botón de “publicar” por primera vez, escribo este post luego de haberme pasado todo el día trabajando en “Caminos Invisibles”, mi primera obra a ser publicada. ¿Qué tiene que ver el blog en todo esto? Nada y todo a la vez. El libro es el producto final de dieciocho meses viajando a dedo por Sudamérica. Si no me hubiese animado a escribir, si no lo hubiese conocido a Juan, si no me hubiese ido a Antártida, si no hubiese conocido a toda esa gente que me ayudó en este proceso, “Caminos Invisibles” seguiría siendo parte de mis ilusiones. Hoy es una realidad, y sé que todos estos años de escritura on line fueron un aprendizaje, una práctica y una evolución que me llevaron hasta donde estoy hoy. Ojalá en cinco años más escriba contando que estoy mucho más lejos.

Socorro Elsa Bornemann

Por último:

 El 12 de octubre, como todos ustedes han de saber, es el día que en Cristobal Colón llegó a América. De tanto revisionismo histórico que hubo desde que yo terminé la escuela, ya perdí la cuenta cómo se llama el festejo. “El día de la raza” quedó obsoleto, eso ya lo sé. He oído hablar del “Día del encuentro de dos mundos” o del “Día del descubrimiento de América”. Esta última está peleada y con justa razón, por quienes alegan que Colón no descubrió nada porque América ya estaba acá. Me gusta pensar que con mi blog y todo esto que les conté pasa algo parecido. Podría decir que hace cinco años me descubrí blogger de viajes, que sería el término moderno para decir viajera y escritora. Pero creo que eso ya estaba también allí, o en mí, sólo que yo lo desconocía. De paso aprovecho —y con esto ya me dejo de delirar— para compartirles un comic de mi nuevo dibujante favorito, Matthew Inman. Se llama “Cristóbal Colón era horrible (pero este otro tipo no)”. Disculpen, está solamente en inglés, pero vale la pena!

 GRACIAS! a todos ustedes porque esto es un ida y vuelta. Cada e mail que me llega, cada vez que ustedes comentan o cada vez que veo uno de mis post yirando en las redes sociales, aumentan mis ganas de seguir. Gracias por estos cinco años.

¡Ah! ¡Me olvidaba! Se viene viaje de festejo, y también gracias al blog. A fin de mes me voy de blogtrip al amor geográfico de mi vida. Adivinen. 🙂

carnaval

Si tenés ganas de leer más sobre nuestros viajes o simplemente nos querés ayudar en la próxima etapa de la vuelta al mundo, te cuento: 

“Caminos invisibles”, el libro de nuestro viaje a dedo por Sudamérica y Antártida, estará listo a mediados de noviembre. Será una edición independiente, y necesitamos tu ayuda para afrontarla . Anotate en la preventa. Escribinos a losviajesdenena@gmail.com

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

13 ComentariosDejar un comentario

Leave a Reply

Tu email no será publicado.