slider_armar_viaje

El sueño de dejar todo y salir a recorrer el mundo se ha popularizado hasta alcanzar a los más impensables. Lo que antes era cosa de exploradores, gente acomodada o hippies locos e irresponsables, hoy se plantea como una vía de escape a la monotonía, una ruta al conocimiento o una aventura que contarle a los nietos. Hay quienes hemos hecho de esto un estilo de vida. Sin embargo, son muchos los aspectos a tener en cuenta antes de salir de casa, y de esa planificación depende un poco el resultado. Acá, una guía sobre cómo armar un viaje y no morir en el intento:

planificar un viaje

1- Planificar un viaje largo: ¿Por dónde empiezo?

Si bien la primera pregunta suele ser esa, yo creo que es antes necesario preguntarse algo mucho más importante y definitorio: ¿Por qué me voy de viaje? Pero atención: las respuestas acá tienen que ser sinceras (total no se lo tienen que contar a nadie). Tener más o menos en claro qué es lo que nos motiva a salir nos va a dar una idea de qué es lo que buscamos y cuáles son las expectativas del viaje. En base a eso, vamos a poder tomar decisiones con mayor claridad.

Ahora, es necesario definir:

Duración del viaje:

Saber si se tratará de un viaje de quince días, de tres meses o de un año nos va a dar una idea realista sobre qué es lo que podemos hacer, y será más sencillo planificar.

Destinos:

Sabiendo el tiempo del que disponemos y habiendo definido nuestras expectativas del viaje, es hora de elegir el destino. Si bien lo lógico es que uno se enamore del lugar y después decida conocerlo, se de muchos que quieren irse, pero no sabe bien a dónde. Lo mejor es agarrar el mapa, poner las expectativas sobre la mesa, y elegir un lugar. Es normal, si se trata de una primera experiencia, que nos carcoma la ansiedad y queramos hacerlo TODO. Muchas veces, por ejemplo, recibo mails de viajeros que pretenden recorrer toda Centroamérica en apenas un mes. Si venimos de países extensos como Argentina o Brasil, nos parece que vamos a poder ver todo lo que hay que ver de Guatemala en apenas 5 días. No hay que subestimar, se los digo por experiencia. No queremos ver todo a las apuradas, ni tampoco pasarnos la mitad del tiempo arriba de un bus. Es preferible acotar los destinos a nuestros intereses, y sacarle el máximo provecho al tiempo que tengamos.

Fecha de partida:

Cuando el viaje no viene dado por unas vacaciones, y no hay un pasaje aéreo que marque un límite, a veces es difícil poner una fecha de partida. Sin embargo, este punto es sumamente necesario. Hay que elegir un día y fijarlo en el almanaque. Para que no se haga larga la espera, lo mejor es ir haciendo algo todos los días por el viaje. Así, podremos resolver las cosas con tiempo, calmar la ansiedad y mantener el ánimo. Siempre va a pasar que llegue el día de salir y queden cosas sin hacer. Hay que salir lo mismo. Si no, créanme, la previa se vuelve la historia sin fin.

presupuesto mochilero

Presupuesto:

Este es un tema que inquieta a la mayoría, y uno de los más difíciles de responder. Estoy completamente en contra de la estandarización de las guías de viaje que dictaminan de manera arbitraria un promedio de gasto diario. Claro, podemos tomar como referencia el valor medio de una noche de alojamiento, de un pasaje de bus y de un almuerzo en un lugar decente. Ahora, ¿es realista eso? Depende para quién. Juan y yo recorrimos el continente con un promedio de U$D 7 diarios entre los dos. Una locura que, estando ahora en la ciudad, me cuesta creer. ¿Quiere decir eso que TODOS pueden hacer lo mismo? No, de ninguna manera. Hay gente que podría viajar con mucho menos, y otros que mínimamente necesitarían mucho más. Por eso, es necesario responder la primera pregunta. Si la idea es irnos de vacaciones, no vamos querer lidiar con las esperas de viajar a dedo, o arriesgarse a las posibles “incomodidades” de dormir en casa de gente extraña. En ese caso, lo mejor es averiguar de antemano los precios de los servicios que se ajusten a nuestras necesidades. Si lo que buscamos, por el contrario, es un viaje de aventuras y no tenemos problema de dormir en carpa o de comer en puestos callejeros, entonces la cuestión va a ser mucho más económica. Lo recomendable es hacerse una suma de dinero antes de salir de viaje e irse regulando en el camino.

2- Preparate

Armar un viaje tiene mucho que ver con la preparación previa y sin dudas, la mejor manera de sacarle provecho a un viaje es no llegar a destino como quien acaba de caer en paracaídas. Mientras más sepamos de antemano, más vamos a poder disfrutar y entender lo que sucede a nuestro alrededor. Por eso, aunque la palabra estudiar atemorice a muchos, lo mejor es sentarse con tiempo y tratar de informarse sobre la realidad del sitio que vamos a visitar, aunque sea sobre aquellos aspectos que más nos interesan.

Conseguí un mapa (y si es bueno mejor):

Puede que esta sea una maña de alguien que ya se acostumbró al autostop, pero no concibo la planificación de un viaje sin un mapa al lado. Si no van a viajar a dedo, no hace falta que sea el mejor mapa carretero del mundo, pero busquen alguno en donde se puedan ver las rutas y los pueblos pequeños. Todo el mundo sabe en donde queda el Eje Cafetero, en Colombia. Pero, ¿cuántos saben dónde queda Salamina? Una buena hoja de ruta les va a permitir explorar más allá de Lonely Planet, descubrir lugares que tal vez sean poco visitados pero que valgan la pena, y adentrarse mucho más en la realidad de un país. (Además de la utilidad propia del mapa que los va a ayudar a no perderse).

Especializate: 

Hay miles de artículos de revistas, diarios de viajes, blogs, guías y hasta películas que pueden servir como material de estudio. Si te gusta el baile, tocas algún instrumento musical o te interesa la gastronomía exótica, el viaje va a darte la oportunidad de vivir experiencias que en tu ciudad serían carísimas o carecerían de autenticidad. Documentarse sobre los temas que más nos atraen nos simplificará las cosas antes de partir.

3- Organizá:

Ahora viene la parte más práctica de todo aquello que uno debe hacer antes de salir de viaje. Si bien es importante recordar que no se pueden tener todas las respuestas de antemano y que hay que ser flexible para poder romper con los planes siempre es bueno tener algunas cosas en mente:

 Transporte:

¿En qué vamos a viajar? Aunque la espontaneidad sea una buena amiga de la aventura, hay medios de transporte que requieren de alguna planificación.

Parada de carumbé

Los pasajes aéreos, cuanto antes más barato. Además del clásico despegar.com, existen webs como skyscanner.com o edreams.com que suelen tener ofertas más baratas (35% de AFIP incluido).

 Con los trenes pasa algo similar, aunque hay algunos aspectos a considerar según cada país. Para viajar de Villazón a Uyuni, por ejemplo, tuve que reservar con un mes de anticipación (nadie me dijo, igualmente, que estaba reservando en primera clase. Podría haber viajado en turista sin necesidad de reservar, pero como tenía el tiempo justo, no valía la pena). Lo mismo con los trenes en Europa. Algunos tramos simples es mejor comprarlos en el momento, pero si se planea hacer un Eurotrip, lo mejor es comprar los pases en el país de origen: salen más baratos y hay más opciones que en Europa. Con los trenes en India, o en Buenos Aires, sin embargo, la cosa es más improvisada, y no queda más que hacer la fila y abrirse paso a los codazos. Ya les dije, es parte de la aventura. En esta página http://www.seat61.com/ hay mucha información respecto a los horarios de los trenes alrededor del mundo.

 Los viajes en colectivo son de lo más espontáneos, por lo que te sugiero ir viéndolo en el camino. Si es un primer viaje es muy fácil dejarse engañar por empresas que tienen páginas web (especialmente si se viaja por Latinoamérica). Uno tiende a creer que los precios de Internet son los acertados, cuando lo normal es que sólo tengan sitio web las empresas de mejor calidad. A veces se pueden conseguir servicios mejores o más económicos negociando directamente en el lugar. Recuerdo, por ejemplo, cuando planifiqué mi viaje por Centroamérica y terminé comprando (un poco por ignorancia y otro poco por susto) un plan “super conveniente” de una empresa que se llamaba Bamba Bus, y ofrecía una suerte de pases de buses con excursiones. Me lo enchufaron en la agencia con la excusa de que no iba a conseguir cupo porque era verano. Cuando finalizó el recorrido y saqué mis propias cuentas. No sólo me habían cobrado casi 200U$D más de lo que podría haber negociado, sino que además terminé limitada por un itinerario fijo. TICA bus tampoco es recomendable si se quiere recorrer Centroamérica: solamente hace paradas en ciudades grandes.

viajeros en Sevilla

 Alojamiento:

Salvo en casos de temporada altísima (onda Oktoberfest o Carnavales), yo prefiero no reservar y ver con qué me encuentro cuando llego.

 Para los que prefieren ir con todo listo (o los que quieran tener una idea de precios) hay páginas de reservas que vienen muy bien como referencia. www.hostelworld.com y www.hostelbookers.com suelen apuntar a un presupuesto mochilero. www.tripadvisor.com es de un espectro más amplio. :)

 Para Couchsurfing (pronto un post al respecto), lo más recomendable es escribir con anticipación, y a varios miembros (no todos contestan). Otra opción es Hospitality Club, que aunque está casi en desuso, nos sacó del apuro más de una vez.

Otra opción  a tener es cuenta es el camping. Cuando el viaje es corto y se cuenta con un buen presupuesto, llevar una carpa puede ser una molestia. Sin embargo, la carpa es el alojamiento más noble del mundo: uno la puede plantar en cualquier lugar, y es un refugio asegurado. Además, permite disfrutar de paisajes increíbles con mayor independencia.

viajar de mochilero

 Equipaje:

Para este apartado, también prometo un post aparte sobre cómo armar la mochila y qué tipo de mochila llevar, y otro sobre equipaje para chicas. Mientras tanto, el consejo más sensato es no sobre cargarse. Dejar en casa los  “por si acaso” y pensar en practicidad.  Si van a mochilear, piensen que cada cosa que llevan es un peso más sobre la espalda y a la larga, uno siempre termina usando las mismas cosas. En términos de utilidad, recomiendo tener siempre a mano una linterna, un candando, cinta adhesiva, una buena navaja o cuchillo, una taza o vaso, y tapones para los oídos (esto es súper personal, pero si son de sueño liviano, me lo van a agradecer).

 Salud:

El primer punto a considerar son las vacunas. Algunos países exigen certificados de vacunación internacional de fiebre amarilla, pero está bueno también aplicarse aquellas no obligatorias pero recomendadas. Lo mejor es investigar sobre el/los destino/s a visitar. Igualmente acá les dejo dos datos de interés para viajeros argentinos. Los que estén planeando viajar por un buen tiempo al Sudeste asiático (y tengan obra social, porque este es un servicio gourmet), el Dr. Stamboulian la tiene muy clara al respecto. Y para los que viven en Buenos Aires o en Rosario, una lista de los lugares donde se pueden vacunar contra la fiebre amarilla de manera gratuita.

Es muy importante llevar un botiquín de primeros auxilios y una ración de aquellos medicamentos que utilizamos frecuentemente. Puede que no los consigamos en el extranjero, que nos salgan más caros o que cambien de nombre. Respecto a esto, hago una aclaración: jamás tuve problemas cruzando la frontera (llegando a llevar, incluso, 12 cajas de pastillas anticonceptivas). De todas maneras, si se lleva algo en cantidad, mejor tener una receta médica.

cartel aspirina

¿Llevar o no llevar seguro? He aquí la cuestión. Nosotros nunca viajamos con seguro médico, y nos me pasó de todo: me picó una araña en Paraguay y quedé hecha un pochoclo, me picaron las niguas en Ecuador y anduve con los tobillos infectados durante un mes, se me picó una muela en Colombia, me dolió otra en Venezuela, me picaron una bichos innombrables en Brasil y me intoxiqué horriblemente en Perú. En muchas ocasiones, nos salvamos con los remedios que habíamos llevado desde acá, y en otras no quedó más que ir al médico. Salvo en Colombia, el resto fue siempre gratis, o con la ayuda de algún couch. ¿Pero qué hubiera pasado si me agarraba apendicitis o si me quebraba una pata? Entiendo en que a veces el seguro es más caro que el pasaje de avión, pero creo que merece ser considerado (al margen de que sea obligatorio para entrar en algunos países). Assist-Med (que se copó y nos va a acompañar en el próximo viaje) está apostando fuerte a los mochileros, y tiene precios mucho más bajos que el promedio.

 Visas:

Es muy importante saber los requisitos para visitar un país antes de viajar. Y hay que estar atentos porque esta información cambia todo el tiempo.

 Acá quiero hacer una observación: una cosa es el plazo de la visa, y otra es el permiso que te dan en la frontera para quedarte en el país. Ejemplo: tengo una visa para Estados Unidos válida por 10 años. ¿Puedo viajar durante 10 años seguidos allá? No. Por empezar, sería un desperdicio de tiempo ;). Pero además, esos 10 años es el tiempo que tenemos para usarla. Cuando lleguemos al aeropuerto lo más probable es que nos den 3 meses, como a cualquier hijo de vecino. ¿Y si me quiero quedar más? Recibo muchos mails preguntándome que tan fácil/difícil es quedarse de ilegal en un país. NUNCA lo recomiendo. Primero porque muchas veces es de pura vagancia. En muchos casos, basta con salir un día para volver a cruzar la frontera y recibir 3 meses más. Pero además, no siempre está bueno ir contra la ley. Si te agarran con el permiso vencido te van a deportar (antes de estar preso unos días). Pero además, es tener una mancha innecesaria en el prontuario. Muchos países, al momento de dar la visa, piden antecedentes y una deportación por andar hippeandola en Ecuador no es una buena referencia.

 En esta página http://www.visahq.co.uk/ hay información muy actualizada sobre el tema, dividida por país.

Nunca confíes en un hippie

“Nunca confíes en un hippie” ¡Ya lo dicen las paredes de Portugal!

 Documentos:

Aunque para viajar a los países del MERCOSUR basta el documento de identidad, para mí lo mejor siempre es el pasaporte. Además de los sellitos que a todos nos gusta coleccionar, sería una pena estar en Venezuela, por ejemplo, y no poder aceptar una invitación a las Guyanas por no tener pasaporte. Siempre se recomienda tener una fotocopia archivada en el mail.

 Dinero:

¿Dónde llevarlo? Uf, esta sí que es una pregunta sin respuesta única. Creo que eso depende de cada uno. Personalmente, prefiero andar con algo a mano y otro tanto en el banco, ya sea débito o crédito. Antes del cepo, compre Cheques de Viajero, y debo decir que me funcionaron muy bien. Aunque tuvimos que prever en dónde íbamos a poder cambiarlos, cuando me robaron en Venezuela me reintegraron un 80% sin problemas. (El otro 20% se lo quedó Werstern Union).

 Más info:

Podés hacer una buena investigación buscando en otros blogs de viajes y en alguno de los foros que hay en español. www.autostopargentina.com.ar o el foro de Lonely Planet son algunos. A mí, el que más me gusta (y el que más me ha servido) es www.viajeros.com

Buen viaje!

Lo único que te resta ahora es poner cara de perro a todos los que te digan que estás loco, y dedicarte a disfrutar de tu viaje. Antes, un par de “tips” (sí! Odio la palabra pero la usé).

 No, no es obligación que escribas un blog. Podés hacerlo si tenés ganas, pero sólo si tenés ganas. Hoy en día parece que si no tenés uno no te fuiste de viaje, y la tasa de natalidad bloggera aumenta, al igual que la tasa de abandono.

No cuelgues con las comunicaciones y avisale a tu familia en qué andas. Cuando uno viaja a veces se olvida del tiempo, pero en casa queda una mamá/papá/hermano/ amigo/primo/etc. que no hace más que pensar en nosotros. No les causemos malestares innecesarios.

 En los viajes las emociones se exacerban. La felicidad es un unicornio corriendo sobre un arcoíris, y la tristeza el último subsuelo del infierno. Está bueno sentir todo eso, pero si algo sale mal, no te desanimes. Todo pasa por algo.

Irse de viaje


Si querés leer más sobre nuestros viajes y ayudarnos a seguir camino, no te vayas sin chequear nuestros libros. Puede que encuentres la inspiración que necesitás para salir....

Más Información

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

41 ComentariosDejar un comentario

  • Hola Laura! Muy bueno el post! Los seguimos a vos y al acrobata desde antes de salir de viaje, y han sido una inspiración. Entre otras cosas nos animamos a hacer dedo por primera vez en nuestras vidas, y terminamos haciendo más de 1000 kms en Argentina de esta forma. En Bolivia no hicimos más dedo, ahora que estamos en Perú vamos a ver que pasa.
    Te escribo por una consulta más que concreta. Tengo el mismo problema que vos con los roncadores de los hostels… tuve unos tapones para los oidos como de gomaespuma que no hacian mucho. Luego probé con algodón, algo ayuda pero no mucho. Tenés algún tip al respeto?? Te lo voy a agracer enormemente :)

    • Jajaja me mató este comentario!!! :) A mí los taponcitos naranjas, esos que usan los soldadores, me dan muy buen resultado, mucho más que el algodón. Se que hay otros más pro que son de silicona, pero no tengo idea qué tal serán.

  • tengo pensado viajar dentro de unos dias, tengo esa ansiedad embolatada con miedo de la que hablas, pero ha sido motivante para mi saber que muchas chicas como yo tienen el deso y la necesidad de viajar sola, de perderse para encontrarse. muchas gracias por los consejos han sido de mucha ayuda y muy oportunos para ir convatiendo mi ansiedad y el miedo a la soledad

  • Hola Lau: Muchas gracias por la guía. Está muy completa. Tengo una duda cuando decís pagar con tarjeta de débito. Ustedes tiene una cuenta acá en Argentina y usan la de débito para pagar? Como hacen con el tema comisiones?
    Muchas gracias!

    • Hola Guido. Pagamos como todo el mundo! jaja Pero así y todo es una manera de cargar menos efectivo y de “comprar dólares” más barato, de alguna forma, porque con comisión y todo el precio que terminás pagando es más barato que el dolar blue.

      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu email no será publicado.

Comparte con tus amigos










Enviar
Comparte con tus amigos










Enviar