Amanece lloviendo. Horas y horas seguidas cayendo agua, que mala suerte. No hay nada para hacer en esta isla, y aun si decidiéramos irnos hoy, ya es tarde. Mientras desayunamos para un poco, y decidimos ir a preguntar a los del snorkel, tal vez decidan ir mas tarde. Cuando llegamos nos avisan que salen igual, por lo que volvemos rápido a ponernos las mayas. La verdad es que no me entusiasma demasiado: el cielo esta negro, esta un poco fresco y dudo que se pueda ver algo…

Para protegernos un poco del frío nos dan trajes de neoprene, re buena onda!

La primer parada es a 5 mts de profundidad. Se ve bastante claro, aunque la cantidad de peces no es muy impresionante (convengamos que la experiencia que yo tengo de Belize es excepcional, es lógico que no me deje impresionar fácilmente). La segunda parada es menos espectacular porque el agua esta algo revuelta. Alejándonos un poco podemos igualmente tener algo de visión y encontramos muchas, muchas estrellas de mar enormes. Algunas están muertas, pero la cantidad llama la atención. Los corales me gustan. Ahora que no hay tantos peces se pueden ver bien. Son muy variados y de muchos colores. Volvemos después del mediodía, a bañarnos y a comer.

El resto de la tarde paseamos por la isla; vemos plantas de ananá, arboles de manzanas de agua (una especia de pera con cascara rija y bien blanca por dentro, que tiene mucho jugo y a nosotros nos encanta) y un oso perezoso con su bebe, bien de cerca, un amor! Para ser que el día estaba horrible, lo aprovechamos bastante…

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

3 ComentariosDejar un comentario

  • El camino que recorrimos, nos llevaría a una casa de artesanías, a la cual nunca llegamos, aunque hicimos el intento, caminamos por el barro, pasando por los patios de las casas de la gente del lugar, porque así estaba indicado el sendero. Encontramos una casa de comida Thailandesa era?? o algo similar en el medio de la selva y los artesanos nunca aparecieron, si había cartelitos q indicaban con flechas que aun mas adelante lo encontraríamos…
    Abandonamos en el intento.

  • Si!!! no me acordaba! ese camino de barro que se ve en la foto supuestamente llevaba a una feria de artesanos, enclavada en el lugar mas inaccesible de la isla. Para mi Lala, lo que había al fondo era el tesoro que todos dicen que hay al final del arcoiris, y que solo unos pocos alcanzan! Parecia un chiste, cada vez faltaba más!

  • Ooooooooo tal vezzz… Estaba la casa del negro DOS!!! Jajaja donde tenía todos esos kilos de cocaína para vender!!! Y por eso no estaba tan accesible!! Jajajaja

Leave a Reply

Tu email no será publicado.