Partimos temprano rumbo a Wizzard Beach. Esta playa es la que queda mas cerca, y hay que atravesar la isla para poder llegar, lo que lleva cerca de media hora. Eso no seria tan grave si el camino estuviera marcado. Para llegar hay que cruzar algunas fincas, plantaciones de bananos, campos, y todo el piso es de una barro arcilloso que hace que caminar descalzo sea mas cómodo. Bastante lejos de mi noción de paraíso…

A veces siento que estoy en el lugar equivocado, como si hubiera 2 islas Utila, 2 Bocas del Toro, 2 Ometepe, y yo voy a la equivocada, a la que no visitó todo el mundo que quedo maravillado. No puede ser que todos los que encuentran el paraíso acá tengan que llegar a la playa con barro hasta los tobillos. Algo no esta bien: o la gente exagera demasiado o yo llegue siempre en malos momentos.

Después de media hora llegamos y la playa es verdaderamente hermosa. El agua es mas bien verde pero transparente y hay muchas olas. Vamos derecho al agua, que es mas fría que en Cahuita.

Ya de vuelta antes de entrar al hotel averiguamos para hacer snorkel mañana. Acá debe ser genial.

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

2 ComentariosDejar un comentario

  • Chee!! Sos viva!! La parte mas divertida para el público no la contas!!

    Cuando la parejita con el bebé se acercaron a preguntarte si la playa era por ese camino!!! Jajajaja

    Lala

    PD: Perdón, falta una parte de la historia, pero la podemos evitar!

  • Jaja me senti muy identificada con esta historia! No solo termine con ese barro arcilloso hasta las rodillas sino q nos perdimos! Estuvimos dos horas caminando en el medio de la selva hasta q decidimos volver y preguntar. Cuando finalmente llegamos a wizzard pense lo mismo, no puede ser q todos pasen por esto y nadie diga nada!

Leave a Reply

Tu email no será publicado.