Hoy vino Lala, mi amiga desde el primer día de cursillo de la facu, desde Bariloche a tramitar el pasaporte porque la muy ilegal no fue a votar y si espraba el tiempo de penalidad no llegaba. Habiamos pensado en un momento en truchar el sello, pero nos pareció un poco arriesgado, así que mejor hacer las cosas por derecha…
Yo no se si alguna vez conte la historia de este viaje desde sus verdaderos comienzos, asi que por las dudas aca voy. No voy a empezar por el primer día que la vi a Lala con su camisa a cuadros violetas sentada 4 o 5 bancos mas adelante, porque sería muy largo y tal vez aburrido (aunque si me acuerdo de la cara de los rockeritos que iban a estudiar musicoterapia o de las primeras clases con el Chino seguro me rio, pero sería para mi y Lala nomás). En fin, con Lala somos amigas desde los primeros tiempos de facu, pero fue en 2do año cuando nos toco hacer un tp a las 2 solas. Cursabamos Circuitos Turísticos II: America y nos había tocado nada mas ni nada menos que Costa Rica. No puedo acordarme si hicimos una lámina o un power point, pero algunas palabras quedaron grabadas: Sarchi (ahi tengo que ir, me dije), Arenales y Poas. Asi que en nuestro entusiasmo por ese paraíso que estabamos descubriendo nos prometimos que algún día ibamos a ir juntas. Una de esas tantas promesas que uno se hace sabiendo que no hay muchas chances de que se cumplan, pero que se solo pensarlo se disfruta y por eso se trata de luchar contra cualquier pronóstico y creer que realmente se puede dar.
Me prometí muchos viajes en toda mi carrera, a mi misma y con otras personas, por eso cuando allá por agosto via msn Lala me dijo ‘y si vamos a Costa ri?’ sentí una alegría difícil de explicar. Fue como volver a hacernos la promesa, solo que esta vez teniamos contados meses para planificar.
Si se preguntan cómo pase de un viaje de 2 semanas de vacaciones oficinistas a Costa Rica a un viaje de 2 meses y medio de limadura por todo el centro del continente, es una historia distinta. Lo que puedo decir es que mate dos pájaros de un tiro (o mejor dicho dos sueños de un tirón) y uní los viajes para ahorrar $ y tiempo. Si lo hubiese planificado así desde el comienzo, seguro que no me sale.
En fin, vino Lala, se hizo el pasaporte y emitió los billetes. Ahora si Palavecino que no te podés bajar!!!

Acerca de la Autora Ver todo los artículos Web de la Autora

Laura Lazzarino

3 ComentariosDejar un comentario

Leave a Reply

Tu email no será publicado.